lunes, 12 de marzo de 2018

Revolución de mujeres

¡BUENOS DÍAS!

Marzo es ese mes que nos reporta una tregua frente al frío y las bajas temperaturas además de brindarnos los primeros rayos de sol algo más intensos y el ferviente deseo primaveral.

Esta semana he escrito una reflexión acompañada de un poema que escribí el pasado jueves 8 de marzo en homenaje a todas las mujeres, ya sabéis que la escritura es una de mis mayores pasiones y con frecuencia suelo aludir a la mujer en mis textos. También deciros que intentaré publicar con mayor frecuencia y que este mes tengo preparada una entrevista muy especial a una mujer creadora muy interesante.

Hace tan solo unos días se celebró el Día Internacional de la Mujer declarado por la Organización de las Naciones Unidas en el año 1975. Históricamente la explicación más verosímil se enmarca en plena revolución industrial en la que un 8 de marzo de 1857 un grupo de trabajadoras textiles decidió salir a las calles de Nueva York para protestar por las míseras condiciones laborales. Esta sería una de las primeras manifestaciones para luchar por sus derechos, en los años posteriores se organizaron mítines en los que las mujeres reclamaron el derecho a votar, a ocupar cargos públicos, a trabajar, a la formación profesional y a la no discriminación laboral. Y una singular curiosidad es que el color morado fue el que utilizaron en 1908 los sufragistas ingleses y en los años 60 y 70 las mujeres socialistas escogieron este color como símbolo de la lucha feminista y por ello se le empezó a asociar con la conmemoración del 8 de marzo.

                                    

La revolución que se manifestó el pasado 8 de marzo fue realmente increíble, en el mundo periodístico se elaboró un manifiesto de mujeres periodistas y se convocó una huelga general en todos los sectores sociales incluidos estudiantes, cuidados y consumo además de todas las manifestaciones y marchas producidas por toda España. Realmente considero necesarias este tipo de reivindicaciones porque no es justo ni posible que en pleno siglo XXI siga existiendo una brecha salarial del 23% y de que haya profesiones solo de mujeres con condiciones indignantes como es el caso de las asistentas del hogar o limpiadoras y otras tantas. No es normal que las cúpulas y altas direcciones estén protagonizadas por hombres y que gran parte de la creación cultural también la hagan hombres. Queremos igualdad, ni más ni menos, unas condiciones de trabajo justas, tolerancia social, que no se nos explote ni sexualice por el mero hecho de ser mujeres, queremos salarios dignos de nuestra cualificación profesional y no por debajo de nuestro sexo, queremos que las mujeres tengan las mismas oportunidades, queremos que se nos dignifique por nuestra profesión y que no nos releguen por querer ser madres o por tener más de cuarenta y por supuesto nada de esto es ni será posible sin una educación tolerante, respetuosa e igualitaria, un sistema educativo que induzca y promueva una igualdad real en todos los sentidos.


Queremos igualdad plena de derechos y por supuesto también de deberes, queremos libertad e igualdad real.


Cómo decía Jane Goodall la apatía es el mayor peligro que nos depara el futuro. Y es que no hay nada peor que la inconsciencia y la ignorancia, debemos tener presente que para construir un mundo mejor y una sociedad más equitativa y humana debemos educar en la igualdad, la tolerancia, el respeto teniendo siempre presente un igualitarismo real. El mundo no sería igual sin las mujeres y si nosotras paramos se para todo.

Y a modo de homenaje y conmemoración he creado un poema dedicado a todas las mujeres del mundo que cada día hacen todo por construir una sociedad más justa, igualitaria y verdadera con amor y mucha dedicación. Y a todas las grandes mujeres que lucharon por una mejor sociedad y que fueron revolucionarias de su tiempo y defendieron a la mujer con lucha, honor y valía.


¡Por todas ellas y por todas vosotras!


                                            Mujer flamenca de viejos aires.


Mujer bailaora de mucho aguante.




Mujer danzarina luchando por la vida.





Mujer creadora de grandes joyas.


Mujer cultura, como tú ninguna.


Mujer fuego que arroja pasión y deseo. 


Mujer perfecta que mueve amor y pena.


Mujer guerrera que ilumina estrellas.



Mujer valiente, mujer sincera que sería del mundo sin ti






y tu imparable fuerza.



Disfrutad mucho y ser muy FELICES =)

Podéis seguirme en:

Twitter: @PaujournalisteB
Instagram: Paujournaliste

                 Lo más revolucionario que una persona puede hacer es decir siempre en voz alta                                                                    lo que realmente está ocurriendo.                                                     (Rosa Luxemburgo)


Image and video hosting by TinyPic