domingo, 3 de septiembre de 2017

Dancer

¡BUENOS DÍAS!

Tras haber dejado agosto atrás y encaminarnos hacia uno de los meses por excelencia de los nuevos comienzos os animo a aventurarnos en el ocaso de la época estival y disfrutarla como merece.

Esta semana fiel a la cita con todos vosotros, traigo una de esas maravillas que tanto me gustan e interesan y si ya se unen dos ámbitos culturales como son la danza y el cine pues es realmente increíble.


Hace unos días tuve la oportunidad de disfrutar de Dancer (2016) un increíble documental dancístico de Reino Unido que narra la historia, milagros, evolución y penurias del bailarín ucraniano Sergei Polunin, un talentoso portento de la danza clásica que en el momento en el que alcanza el cénit en el mundo del Ballet comienza a debatirse en una lucha interna entre su persona y su gran pasión. El hilo conductor del filme se focaliza en las constantes declaraciones de sus familiares y el material audiovisual de su infancia y adolescencia en el que se apoya a lo largo de toda la historia. Considerado un rebelde dentro de un estricto y disciplinado mundo y un rompedor en un mundo de gran tradición, el joven ucraniano se convirtió en el bailarín principal más joven de la historia del Royal Ballet de Londres, comenzando una carrera apoteósica conducida por su virtuosismo precoz y sin duda magistral.


El personaje nos muestra su lado más personal desde niño pero a la vez como su madre es la que le insta a formarse, mejorar y adentrarse de lleno en el mundo del Ballet sin tener muy en cuenta la opinión personal del niño ni su criterio a la hora de encauzar su futuro. Tan solo el niño se deja arrastrar por los deseos acérrimos de su familia y en especial de sus padres, los cuáles mueven tierra y océano, en el sentido más literal de la palabra, para sacar sus objetivos adelante y proporcionar al pequeño de la familia todo lo mejor, consiguiendo sacarle de la pobreza y finalmente proporcionándole un futuro digno de un gran rey de la danza.  Quizás precisamente la crítica más reseñable que vea es esa, se muestra de forma muy visible el sufrimiento del bailarín tanto por el distanciamiento tan visible con su familia, como su clara prisión dentro de su mayor pasión. Y me quedo con demasiadas ganas de adentrarme más en la propia figura del artista y bailarín. Por otra parte me encanta y me entusiasma que se visibilice la tan marginada y desconocida danza y que dentro de su forma de caracterizar el Ballet tenga cierta apertura el protagonista dentro de la misma y le aporte ese aire personal que tanto le caracterice.


Es un documental que mezcla distintos estilos pero en líneas generales está bien llevado a cabo en todos los aspectos -aunque quizás en el plano de desarrollo argumental se quede algo superficial-. Un artista que al desprenderse de su rigidez profesional se abre enteramente al mundo para expresar su arte, sus emociones y su trayectoria de la forma más personal y así en el 2015 crea su coreografía, con el popular tema Take Me To Church de Hozier. Un vídeo que se hizo viral y en el que pretendía demostrar un artista tan asombroso como torturado. En la maravillosa muestra coreográfica se presenta a un gran bailarín, con cierta madurez que ha sucumbido a la crudeza del mundo del Ballet con la valiente libertad personal de dejar que su pasión no le encadene ni le aprisione sino todo lo contrario... le libere de la mejor de las formas, bailando con toda su alma y siguiendo como única directriz sus libres y acompasados movimientos, en una anárquica muestra de que si se quiere, se puede.

Una figura que causa tanta inspiración y fascinación como un visible rechazo pero que nos da un valioso mensaje a seguir...no debemos dejar que nuestras pasiones nos venzan pero no hay que olvidar que las personas somos realmente grandes cuando obramos a impulso de nuestras pasiones, siempre y cuando salgan de lo más profundo del corazón.

Disfrutar mucho y ser muy FELICES =)

Podéis seguirme en:

Instagram: Paujournaliste
Nací a la orilla del mar. Mi primera idea del movimiento y de la danza me ha venido seguramente del ritmo de las olas...









Image and video hosting by TinyPic