domingo, 23 de abril de 2017

¿Dónde están los límites?

¡BUENAS TARDES!


Vaya tiempazo que se está marcando nuestro querido mes de abril, la verdad es que con estas increíbles temperaturas apetece demasiado salir y disfrutar del preciado sol.

Esta semana traigo un artículo hablando de un interesante tema que considero indispensable que nos planteemos y con el que me gustaría reflexionar e inducir al debate. Una cuestión la cual está muy presente en nuestra sociedad y con frecuencia la pasamos por alto sin analizarla como deberíamos.

En muchas ocasiones me planteo si las personas somos conscientes de los límites establecidos que existen o si por el contrario los pasamos por alto y si esto se produce de una forma en la que somos sensatos de nuestros propios actos o no.

Las nuevas tecnologías han propiciado que en muchos casos estos límites establecidos de forma natural se sobrepasen sin que seamos plenamente conscientes de lo que hacemos y en otros muchos casos haciéndolo a consabida cuenta de las consecuencias. Las nuevas redes y oportunidades son arenas movedizas que han desequilibrado las relaciones y puesto en peligro la estabilidad, los principios y los valores de las personas. Pero para eso entra el factor personal y la verdadera intención y condición de nosotros mismos. Tenemos que tener una adecuación y equilibrio entre nuestros pensamientos, actos y sentimientos, al mismo tiempo que saber lo que queremos y dejar las cosas claras.

Son muchas las personas a las que les encanta jugar y sentirte atractivas pero cuyo compromiso es nulo y no dura más de lo que tarda en agotarse el juego de la seducción. El juego se basa en el simple disfrute que aporta el efímero y vacío placer del momento en el cual pensamos, imaginamos y fantaseamos sin control y sin ver la propia realidad.

El amor es difícil y muy complejo, necesita de gran dedicación, esfuerzo, trabajo, constancia, además de las consiguientes dosis de respeto, confianza, amor, pasión, cariño y sinceridad. El problema es que las inseguridades personales, la falta o carencia de alguno de estos factores mencionados, la rutina mal llevada, la falta de deseo e implicación emocional, las frustraciones no resueltas, la falta de encantamiento y la curiosidad mal enfocada pueden conducirnos hasta el más peligroso de los precipicios. Y lo que es peor aún, sin retorno ni forma de deshacer lo que hemos andado.

Los límites marcan aspectos importantes que no se deberían rebasar y las nuevas tecnologías los favorecen sin medida pero no por ello debemos dejar arrastrarnos o ser participantes de este juego sin sentido. Por eso considero que debemos ser conscientes de todo lo que tenemos y valorarlo, saber que todo acto por pequeño que sea tiene su consecuencia y salvaguardar nuestros principios y valores indispensables en nuestro camino hacia una saludable relación personal e interrelación con el resto del mundo. Y desde luego no olvidar que el amor es algo muy grande que no tenemos que dejar de cuidar, proteger y mimar.

Disfrutar mucho y ser muy FELICES =)

Podéis seguirme en:


Instagram: Paujournaliste

El amor es el motor del mundo

Image and video hosting by TinyPic