miércoles, 8 de febrero de 2017

Jóvenes periodistas bien formados y mal pagados

¡BUENAS TARDES!


Adentrándonos en el fascinante mes de febrero tan caracterizado por el amor y las fiestas de Carnaval, os invito a disfrutar del día a día y de todo lo maravilloso que tenemos a nuestro alrededor, que es mucho y bueno.

Ya sabéis de mi predilección por escribir sobre temas periodísticos, pero esta semana en especial he sentido la imperiosa necesidad de escribir acerca de la profesión periodística y en particular de la lamentable situación de todos los jóvenes periodistas.

El artículo de hoy es extrapolable a cualquier profesión pero quiero centrarme e incidir en la mía ya que no solo es la que me afecta directamente sino que considero es uno de los problemas graves del ámbito periodístico.

La situación que vivimos en España tras prácticamente nueve años de imbatible crisis es bastante indignante a todos los niveles. Me gustaría centrarme en el ámbito laboral y en especial en todos los jóvenes que tras habernos estado formando durante años nos enfrentamos al injusto y desalmado mundo laboral protagonizado por la cruenta precariedad y falta de derechos en detrimento de todos los trabajadores. Dicen que somos la generación más preparada, pero también somos la que lo está teniendo más complicado en todos los aspectos, desde la búsqueda de empleo, la retribución de salarios, tipología de contratos, duración en la empresa, precarización, intrusismo, reconocimiento profesional, derechos laborales y así podría continuar ya que son muchos los factores que influyen negativamente en nuestra profesión.

Empezar a trabajar y hacerlo dignamente pareciera se ha convertido en una misión totalmente imposible, el reto de comenzar y adentrarse en el mundo laboral se está tornando cada vez más difícil y son muchas las dificultades para los jóvenes periodistas.

Debemos preguntarnos; ¿Hay esperanza?

La sociedad y nosotros mismos deberíamos tener más presente que los jóvenes periodistas somos el presente y futuro del Periodismo y por tanto los salvaguardas de la democracia.

Según el Informe de la Profesión Periodística 2016 publicado por la Asociación de la Prensa de Madrid los periodistas no reciben salarios dignos pero esta situación es aún más alarmante en los jóvenes periodistas, los cuales perciben mil euros o menos y la mayoría de ellos no tienen horario. 
Esto quiere decir que terminan trabajando más de cuarenta horas semanales y no tienen fijada una hora de salida por lo que al dedicar la vida al trabajo no disponen de tanta vida social ni de una buena conciliación laboral y personal. Por tanto estamos hablando de una tremenda precariedad laboral, por no hablar de la poca independencia, la censura y diversas presiones que reciben por parte de los medios, empresas, gobierno y distintos grupos de poder. Censura previa por parte del propio medio de comunicación que conscientes del gran poder e influencia de las informaciones, presiona a los propios periodistas y les obliga a utilizar los denostados eufemismos. Tan solo un 20% de periodistas afirma no haber tenido nunca presiones en su trabajo.

¿Hasta qué punto existe la objetividad a día de hoy en el Periodismo?

Y si hablamos de que muchos de los jóvenes periodistas menores de treinta años son los denominados falsos autónomos pero trabajan en plantilla y uno de cada tres autónomos cobra menos de mil euros al mes. Además del desbordante crecimiento de titulados que desequilibra la balanza ya que no hay una equidad entre puestos de trabajo y periodistas demandantes de empleo. 
Destacar la injusticia de los eternos becarios de la que una gran parte de ellos no reciben salarios y lo denigrante de esto es que esta situación parece se haya normalizado en nuestra sociedad sin que nadie haga nada.

Por ello es esencial y de urgente necesidad reconocer al Periodismo y el gran interés social que posee, darle su valor, mérito y respeto. Y por supuesto dar importancia y protagonismo a todos los jóvenes periodistas que embarcados en su ferviente vocación periodística han decidido aventurarse en un mundo arriesgado y desconcertante pero a la vez fascinante y encantador, en el mejor oficio del mundo. Démosle la importancia que merece.


Disfrutar mucho y ser muy FELICES =)

Podéis seguirme en:
Twitter: @PaujournalisteB
Facebook: http://www.facebook.com/Paujournaliste
Instagram: Paujournaliste

El Periodismo es el mejor oficio del mundo



Image and video hosting by TinyPic