miércoles, 2 de noviembre de 2016

Ser socialmente más responsables está en nuestras manos

¡BUENAS TARDES!

Finalizado el antepenúltimo mes del año seguimos aún disfrutando de este maravilloso veroño que nos sigue acompañando así que aprovechemos lo que queda de suaves temperaturas.

Esta semana pasada tuve la oportunidad de acudir al Open Day de Comercio Justo celebrado en Madrid en el Medialab Prado y disfrutar de una mañana muy interesante en el que se disputaron dos mesas redondas en torno a; "El papel de los agentes sociales y económicos" y por otra parte "Las iniciativas del Ayuntamiento de Madrid para impulsar el Comercio Justo en nuestra ciudad".

Ya son varias las ocasiones en las que he tratado temáticas relacionadas con el Comercio Justo, tanto del movimiento como de la importancia de su difusión y sensibilización y hoy os traigo un artículo muy interesante en el que nos imbuimos en profundidad en la práctica del Comercio Justo.


Por contextualizar y generar un marco histórico decir que el Comercio Justo surgió a mediados del siglo XX con la intención de introducir criterios éticos en el intercambio de mercancías a nivel internacional en especial para evitar las profundas desigualdades presentes en nuestra sociedad. Es importante destacar que es una propuesta política que denuncia las injustas reglas comerciales que rigen el sistema económico actual y propone un modelo alternativo al convencional, regido por criterios de justicia social económica y medioambiental.

El Comercio Justo tiene su punto de partida en los países del Sur y se caracteriza por garantizar unas condiciones laborales dignas en dichos países fomentando lo que se conoce como economía solidaria y la tan necesaria cooperación al desarrollo.                                                     
En España no está tan desarrollado como en otros países europeos pero se ha logrado con creces ocupar un destacado lugar en la economía solidaria y social del país y ha mantenido una línea de crecimiento constante. Pese a la crisis económica y financiera que aún a día de hoy seguimos sufriendo en nuestro país, las cifras de venta continúan aumentando y a nivel internacional no se ha dejado de desarrollar y crecer desde que nació en los años 50 con el fin de combatir la desigualdad, la pobreza y contribuir al desarrollo a través de prácticas comerciales justas.

Como datos destacables en la actualidad en España hay 78 tiendas y 163 puntos de venta especializados gestionados por las organizaciones de la Coordinadora Estatal de Comercio Justo. Además todos los productos están presentes en otros establecimientos minoristas, grandes superficies y cadenas de hostelería. Las ventas en 2015 ascendieron a 35 millones de euros, un 6% más que el año anterior. Y destacar que en las entidades del sector trabajan 150 personas y más de 2500 colaboran como voluntarias de las cuales el 80% son mujeres.


A día de hoy conforma una red consolidada en todo el mundo, con más de 2000 organizaciones productoras, 500 distribuidoras y 4000 tiendas especializadas además de entidades de certificación e instituciones internacionales reguladoras. Como es el caso de Fairtrade International que es la entidad certificadora de Comercio Justo con más implantación en todo el mundo.
Destacar además que el sector de la alimentación es el gran protagonista del Comercio Justo en España ya que representa el 93% de la facturación. Y por supuesto las redes y alianzas estratégicas que se establecen con otros movimientos e instituciones de todas las comunidades autónomas. 

De lo más destacable en mi opinión son los muchos impactos positivos en el medio ambiente, la organización política y en el propio entorno ya que desarrollan proyectos educativos y sociales. Y todos los ingresos benefician fundamentalmente a quienes trabajan en las organizaciones y sus familias ya que reciben un salario digno y estable.


Además el Comercio Justo trabaja de forma simultánea en tres ejes que impulsan el movimiento; comercialización, movilización social e incidencia. Con el objetivo de avanzar en la transformación social mediante el desarrollo de un modelo alternativo regido por criterios de justicia social, económica y ambiental. Mientras que el comercio internacional está dominado por el libre mercado que sitúa la competitividad y la obtención del máximo beneficio económico por encima de los derechos de las personas, de las condiciones laborales y de la preservación del medio ambiente por lo que se generan profundas desigualdades. El Comercio Justo surge al igual que otros movimientos sociales de la necesidad de buscar alternativas a este sistema económico y comercial que margina a gran parte de la población generando pobreza y aumento de las desigualdades.

Se define como parte de un movimiento internacional más amplio, el de la economía social y solidaria con el que se comparte la lucha por transformar el sistema económico y las injustas reglas comerciales ofreciendo una alternativa comercial, justa, viable y sostenible tanto social como ambiental.

Son esenciales las alianzas para una producción y un consumo sostenible, por lo que es un gran paso que el Ayuntamiento de Madrid se haya unido en la tan necesaria cooperación al desarrollo para promover el Comercio Justo. Además es muy importante un compromiso por parte de todos los ciudadanos, una alianza local y gestionar de forma responsable la cadena de valor. 
Y por supuesto son imprescindibles las administraciones públicas como agentes de cambio.                      

Son indispensables las actividades de promoción y sensibilización del Comercio Justo, que se sostienen principalmente por los ingresos obtenidos por las entidades a través de la comercialización de sus productos. Al igual que las actividades de sensibilización y lo que se denomina como educación para el desarrollo para incentivar el consumo responsable y reivindicar la explotación en el mercado de trabajo, los derechos humanos y laborales al mismo tiempo que la igualdad de género y la ética solidaria.

Incidir por tanto en la gran importancia de la concienciación de la población en torno al Comercio Justo, en el marco de una reflexión general sobre la economía, el comercio y el consumo responsable. Al mismo tiempo que investigar y generar conocimiento en torno al Comercio Justo para crear actitudes y hábitos que consigan cambiar las cosas. Y sin duda fomentar un consumo responsable para implicar a la ciudadanía en iniciativas de cambio social.

Disfrutar mucho y ser muy FELICES =)

Podéis seguirme en:
Twitter: @PaujournalisteB
Instagram: Paujournaliste

El consumidor no es consciente del poder que tiene para cambiar el mundo

Image and video hosting by TinyPic