domingo, 2 de octubre de 2016

El periodismo es imprescindible para una sociedad libre


¡BUENAS TARDES!


Adentrarnos en uno de mis meses predilectos del cándido y bucólico otoño nos aporta serenidad y más si es con unas temperaturas tan suaves y placenteras, así que disfrutemos de este maravilloso veroño.

Hoy es uno de esos días en los que toca hablar de Periodismo, en realidad siempre dispongo de una buena excusa para hacerlo pero hay ocasiones que tras investigar, leer, observar la realidad y reflexionar, necesito plasmar mi criterio y así poder transmitir mi visión, opinión y crítica. Sobre todo compartirla con vosotros y abrir más el abanico de posibilidades.


El periodismo siempre ha sido y será testigo del acontecer diario, por este obvio y a la vez trascendental motivo su contribución a la consolidación de la democracia es esencial y cada vez más necesario. Es por ello que la Constitución en su artículo 20 consagre el periodismo como una profesión imprescindible en la vertebración social. Pero la ética y el derecho a una información veraz, objetiva y plural parece que no es el objetivo de los medios de comunicación ni de la sociedad.

Esto es consecuencia en gran medida de una realidad que en los últimos años el periodismo se ha visto afectado como ya he comentado y desarrollado en otros artículos, por dos importantes crisis; la económica y la de modelo. 
Ambas han contribuido a debilitar la profesión periodística y la precarización laboral de periodistas y comunicadores. Y todo esto ha favorecido el abaratamiento del periodismo en gran medida por los trabajos sin remuneración y las pésimas condiciones de trabajo.

A esto además debemos añadir que el gran intrusismo laboral ha deteriorado no solo la calidad de la información sino la fiabilidad, el valor y reconocimiento que se le otorgaba a la profesión periodística. Cada vez la desinformación al igual que la sobreinformación es mayor con lo que se complica la criba y la diferenciación que hay que hacer de informaciones -qué es verdad, cuáles son de calidad- y qué elegir entre tanta saturación de informaciones muchas veces carentes de valor o con muy poco fundamento y contenido.

Ahora es cuando os preguntaréis qué es lo adecuado, qué podemos hacer para contribuir a una mejora de la profesión. Os diré que desde el punto de vista del lector, lo primordial es ser consecuentes con la información a la que accedemos y consumimos. Fundamental tener criterio, ser plurales, críticos y reflexivos, lo cual nos ayudará a saber qué seleccionar y sobre todo nos convertirá en lectores ávidos y conscientes de lo que leemos y consumimos -en una palabra de lo que nos venden-, que aunque no sea partidaria de dicho término, el capitalismo ha arrasado hasta tal punto que lo consumimos absolutamente todo y la información no iba a ser menos.

Pese a que mi tono pueda resultar un tanto pesimista cuando muestro mi visión sobre el mundo del periodismo realmente es fruto del hastío social en el que estamos inmersos y del juicio crítico que debo establecer y en el que me posiciono pero al mismo tiempo sabéis que soy muy positiva y entusiasta.

Y para todos los periodistas, si mantenemos la pasión, la verdadera vocación, la verdad y el respeto basado en la ética, los principios y el código deontológico estamos contribuyendo al bien común y construyendo una mejor sociedad en la que es esencial el periodismo siempre siendo conscientes de la enorme responsabilidad social que tenemos. 


Disfrutar mucho y ser muy FELICES =)

Podéis seguirme en:
Twitter: @PaujournalisteB
Instagram: Paujournaliste

¡Demasiada hipocresía reinando por el mundo!

Image and video hosting by TinyPic