domingo, 21 de febrero de 2016

Los odiosos ocho

¡BUENAS NOCHES!


Apurando al máximo el domingo y el fin de semana, os traigo a tiempo el post semanal, esperando que lo disfrutéis antes de dormir.

Hace poco tiempo estuve viendo en el cine el último largometraje estrenado, de mi admirado Quentin Tarantino y como no, tenía que hacer una crítica de su octava película "Los Odiosos ocho".

Nada más arrancar el filme, la primera secuencia con la increíble banda sonora, de Ennio Morricone y el idílico paisaje nevado adentran al espectador directamente en el séptimo arte. Inconfundible ese característico movimiento de cámara que nos sumerge de lleno en el género de la película, sin duda un western por excelencia, el predilecto del reseñado Director.

El argumento está algo manido, pero el Director sabe darle un buen punto de vista y tratar la temática de forma peculiar y muy característica a la tan recurrente Guerra de Secesión américana. Una fuerte tormenta de nieve hace que un cazarrecompensas tenga que llevar a una posada para refugiarse de la tempestad a su prisionera, una delirante y locuaz fugitiva acusada de asesinato cuyo aparente destino es la horca. A partir de ese preciso momento se establecerá un interesante juego de roles y consecuciones majestuosas en las que se resolverá un doble crimen y se intentará descubrir cuál es el más odioso de los ocho.

Tiene una dirección de fotografía de diez, de gran calidad y acierto, estoy convencida de que se llevará el merecido Óscar en esta categoría su Director, Robert Richardson.

Lo que verdaderamente me gusta y me entusiasma de la brillante trayectoria de Tarantino es la perfección de sus referentes, como a medida que va evolucionando va adquiriendo en sus constantes una gran maestría, digna de admiración, aunque no se sienta predilección por este genio del cine, hay que reconocer el artístico trabajo que hace en cada largometraje. Está alcanzando un elevado virtuosismo que convierte a sus películas en obras de arte, así con todas las letras, hace que sus filmes por su gran calidad técnica, de dirección pero sobre todo artística y de guión sean joyas.

Si hay una de las cosas que me atraen desde que visualicé hace ya bastante tiempo la célebre saga de Kill Bill fue el protagonismo y el tratamiento que hace de los personajes femeninos y en su octava obra no podía ser menos, la actriz que encarna el papel de prisionera, Jennifer Jason Leigh, nominada también a uno de los Óscar como mejor actriz de reparto.

Otro de los aspectos más destacados me parece la sutileza y engrandecimiento del lenguaje, de las conversaciones que mantienen todos los personajes, ingeniosas y con maestría, Tarantino focaliza su atención en el cruce de palabras de sus protagonistas, en los que hace alusiones humorísticas de forma más natural que en otras obras y que desde mi punto de vista crece como Director y Guionista en este punto.

Me parece muy interesante también la escasa diversidad de escenarios, tan solo una diligencia y una especie de posada-taberna para desarrollar las más de tres horas de historia, dos ambientes muy en común por la lugubridad y a la vez con gran disparidad, uno muy reducido el otro bastante amplio. Juega con con gran maestría con ambos y consigue una excelente escenografía, sin duda una película rodada con una luz tan escasa dota al filme de esa oscuridad propia de los western y del propio sello Tarantino.

No puedo dejar de destacar tampoco la semejanza con el género teatral, hubo varios momentos en los que pensé que estaba imbuida en una obra de teatro, la forma, los personajes, la consecución, los giros y juegos me lo hicieron sentir a lo largo de la historia.

Apuntar también la genialidad del desarrollo y la picaresca resolución del crimen, siempre conservando por antonomasia la esencia Tarantinesca, con su recurrida violencia y sangre tan grotesca, ya sabéis muy hardcore, como le gusta al bueno de Quentin. Comentar la similitud con el género literario, me pareció estar también en mitad de una novela negra al más puro estilo Agatha Christie.

Las tres nominaciones que ha recibido y a la que opta como candidata son muy merecidas, tanto la pulida y vivaz interpretación de la actriz protagonista, la fotografía y la música, son tres aspectos muy destacados del filme, aunque en mi humilde opinión considero debería haber luchado también en las categorías de mejor guión, más interpretaciones por parte de los actores masculinos que son muy significativas, sobre todo las que encarnan los actores, Samuel L. Jackson, Kurt Rusell. Al igual que mejor película y dirección, pero bueno ya sabemos que en cuestión de premios y galardones nunca llueve al gusto de todos, hay mucha competencia, la cosa está muy reñida y no tan bien repartida cómo esperamos. Mientras esperamos qué sucede, os invito y animo encarecidamente a ver este diamante en bruto, ya me contaréis amigos.


Disfrutar mucho y ser muy FELICES =)

Podéis seguirme en:
Twitter: @PaujournalisteB
Facebook: http://www.facebook.com/Paujournaliste
Instagram: Paujournaliste
La sorpresa es el secreto del éxito


Image and video hosting by TinyPic