domingo, 17 de enero de 2016

Anestesiados por el consumo y la tecnología

¡BUENAS TARDES!
Ya entrados en el ecuador del primer mes del año, hay que aprovechar el momento al máximo y disfrutar plenamente de todos los momentos que vivimos para así ir escribiendo nuestras 365 páginas de nuestro preciado libro.

Esta semana me gustaría hablar de arte y de un artista que he conocido hace poco y me ha suscitado mucha curiosidad, os hablo de Alex Gross.

Es considerado como uno de los pintores figurativos más interesantes del panorama estadounidense actual, Alex Gross, es un autor que se ha convertido en un peculiar y gran cronista de nuestro tiempo. Sus obras muestran en un relato crítico y al mismo tiempo humorístico y de sátira, la globalización de la cultura, en especial de lo que se denomina, cultura del consumo.

Somos esclavos de las marcas y éstas nos configuran para ver el mundo de una determinada forma

Dicha cultura de masas, en las que el consumo se ha convertido en el hilo conductor de la misma, se ha estandarizado como consecuencia de la globalización en la que estamos sumidos, más alla de fronteras y particularidades.

En sus cuadros podemos observar como las personas se han convertido en ciudadanos de las corporaciones, más identificados con empresas, marcas y logotipos que con valores y principios, una avalancha de símbolos y objetos que reinan las sociedades. Gracias a esto consigue atraer a los espectadores, pero no solo llama la atención su técnica, sino el interesante y crítico discurso que articula. Sus cuadros tienen elementos surrealistas pero pese a lo que parecen son muy realistas, ya que absolutamente todo lo que se ocurre en el mundo en el que vivimos.

"Es mucho más ficticio un paísaje ideal e inmaculado, que sus oníricas composiciones", afirma el artista.

Desde el primer momento que descubrí las obras de este artista me llamó sumamente la atención, me gustó cómo denuncia la omnipresencia de las marcas en nuestra sociedad, lo que profesionalmente se denomina como Branding en los ámbitos de Publicidad y Marketing.
En su discurso predominan mucho los elementos culturales que hacen referencia a la cultura japonesa, aunque podemos ver muchos diversos elementos occidentales que sirven a la perfección para argumentar su discurso de denuncia y crítica, que refuerzan la idea de globalización.

 La noción de una sociedad accesible desde el universo occidental

Pero desde luego lo que hace real, poderoso e impactante la obra de Gross, es la normalidad o cotidianeidad de sus obras, es decir cómo nos podemos sentir identificados, ya que los personajes de sus pinturas pueden ser cualquier persona del mundo, incluso nosotros mismos. Rostros inexpresivos y vacíos, paísajes y personas cada vez más homogeneizados y convertidos en víctimas del capitalismo, el consumismo y la globalización, arrastrados por una cultura de masas que nos convierte en copias y clones, nos individualiza aún más dentro de una sociedad arrastrada por la masa en la que todos somos un rebaño.
Disfrutar mucho y ser muy FELICES =)

Podéis seguirme en:
Twitter: @PaujournalisteB
Facebook: http://www.facebook.com/Paujournaliste
Instagram: Paujournaliste

Los hombres se encierran en los ra´pidos pero no saben lo que buscan
Image and video hosting by TinyPic