domingo, 31 de enero de 2016

Lo esencial es invisible a los ojos

¡BUENAS TARDES!

 
En el ocaso del primer mes del año y con unas temperaturas muy agradables, os animo a pasar un rato agradable sumergidos en la lectura.
 
La semana pasada espero que me echaráis de menos, pero ya sabéis que las obligaciones mandan, no obstante esta próxima semana para perdonar la ausencia y a modo de recompensa os traeré dos post, uno a mitad de semana muy especial, no digo más.
 
Y hoy, que es lo que nos ataña os traigo una reseña de un libro, que me encantaría saber que vosotros también lo habéis leído al menos una vez, porque es de esas lecturas, que debería ser casi obligada y creedme cuando os digo que es un pequeño tesoro. Yo personalmente, lo he releído ya en varias ocasiones y aprovechando que uno de los propósitos del presente año, es leerme un libro cada mes, pues aquí os traigo una pequeña crítica del primero que me leído y que he disfrutado tanto como aquella primera vez que lo abrí, hace ya más de una década...

 

El libro elegido es "El Principito", una fascinante historia cargada de enseñanzas y moralejas, del autor Antoine de Saint-Exupéry, que cuenta con muchísimos amantes de esta pequeña joyita que lleva cautivando durante décadas a lectores de todo el mundo.

 
Es una historia emotiva y cautivadora, profunda y conmovedora, pero al mismo tiempo de fácil comprensión y de enseñanza realmente valiosa. Me fascina que sea un libro tan entrañable que pueda leer todo el mundo, indicado para todas las edades y personas, es inolvidable y no deja indiferente a nadie. Por cada capítulo el autor, deja enumerables lecciones de vida aplicables a todo los ámbitos y muy últiles tanto para las relaciones humanas como para la inteligencia emocional personal. Habla de la filosofía de la vida, de hechos corrientes y situaciones cotidianas que nos hacen identificarnos con el personaje y entender lo qué dice y hace.
 
En poco más de un centenar de páginas revela grandes verdades de la exitencia y el sentido de la vida y de los sentimientos. Para ello utiliza uno de los simbolismos a los que más recurre la literatura y estos son los viajes, es muy interesante cómo desde el primer momento centra y contextualiza el relato con un viaje, los que viajan buscan, anhelan o desean encontrar algo, es al fin y al cabo una experiencia que nos hace crecer y madurar interiormente, ampliamos horizontes y crecen nuestras miras, es algo realmente positivo. Que el protagonista del libro viaje no es ni mucho menos casualidad sino que constituye uno de los puntos más relevantes del relato.
 

Conmueve por su evidencia y emotividad

 
Los capítulos aunque siguen una cronología, podrían leerse perfectamente de manera aislada, sin impedir su comprensión y perder el hilo de la lectura, tienden a semejarse a las fabulas, en las que al final hay una moraleja, por tanto el libro está repleto de enseñanzas.
 
El Principito ha robado el corazón a miles de personas, pequeños y mayores, nos lleva por un mundo fascinante de aventuras, tiene una cierta semejanza con clásicos infantiles como "Alicia en el País de las Maravillas" o "Peter Pan", la inocencia y verdad de la infancia hecha personaje.
 

Su enseñanza tiene una realidad aplastante

 
Quizás pensáis que exagero pero personalmente considero que El Principito es una de las grandes obras literarias de los últimos tiempos, lo he releído en varias ocasiones y siempre adquiero nuevos conocimientos y enseñanzas. Está lleno de belleza y sabiduría, os lo recomiendo encarecidamente, que lo leáis, lo disfrutéis, reflexionéis con cada uno de los capítulos, os perdáis en cada planeta y viajéis lejos con él, pero os animo sobre todo a qué lo recomendéis porque es así como la lectura se engrandece y se hace rica.

Disfrutar mucho y ser muy FELICES =)

Podéis seguirme en:
Twitter: @PaujournalisteB
Facebook: http://www.facebook.com/Paujournaliste
Instagram: Paujournaliste

                       Las cicatrices de nuestro cuerpo y alma narran la historia de nuestra vida
 
 

Image and video hosting by TinyPic