domingo, 10 de agosto de 2014

¿Somos conscientes de la educación que damos a nuestros hijos?

Buenas Tardes!! Os parecerá algo raro porque mis actualizaciones suelen ser por la mañana pero como os he comentado alguna vez, en ocasiones el deber manda y aún siendo para mi el Blog una prioridad máxima no he podido actualizar antes. Pero como cada semana vengo con un interesante artículo que espero podáis disfrutar en esta preciosa semana del mes de agosto.

Mis últimas reflexiones en estos días han versado sobre la educación tanto en un plano genérico como enfocada a los niños. Y la verdad es que este tema da mucho que hablar, pero lo que más he observado ha sido la actitud de los padres ante la educación que dan a sus hijos y esto es algo que deja mucho que desear y me alarma, siempre con la consideración previa de que ya sabéis que las generalizaciones muestran simplificaciones reducidas de la realidad.

Los padres por norma general están inmersos en su rutina diaria, en sus quehaceres y pasan muy por encima en lo que debería ser uno de los planos más relevantes, la educación de sus descendientes. En primer lugar es necesario establecer los tipos de educación existentes; existe el modelo autoritario que restringe por completo la opinión y pensamiento del sujeto y en este caso el niño podríamos decir que no tiene "ni voz ni voto" está a las órdenes de las restrictivas normas y reglamento de los progenitores, este es un modelo que genera mucho malestar en los menores, además fragua un clima de resentimiento, contradicción y rebeldía por parte de los más pequeños. 

El segundo modelo podríamos afirmar que es el ideal para llevar a cabo, es un tipo de educación con autoridad pero con flexibilidad, la negociación, la discusión constructiva y el entendimiento están dentro del clima que genera este modelo educativo, en el que padres e hijos tienen totalmente establecidos sus papeles y roles, se favorece el entendimiento y es un término medio en el que está la virtud educativa, ceden padres e hijos pero existen unas normas a cumplir,  hay derechos y deberes como en cualquier sociedad. 

El último de los modelos expuestos es permisivo y es el que actualmente adoptan la mayoría de familias salvando excepciones, no es nada positivo pese a lo que se pueda creer y considerar a priori ya que genera confusión en los niños, les hace estar por encima de los padres y creerse con la potestad de hacer lo que ellos deseen, en este modelo los padres suelen hacerse llamar "amigos" pero bajo este falso concepto se esconden muchos desencadenantes muy desfavorables que debemos tener muy en cuenta.

Uno de los grandes problemas es que se ha pasado en poco años de un modelo autoritario en el que no se podía hablar ni mantener ningún tipo de diálogo y se consideraba a los padres como personas sagradas y en el fondo muy lejanas, de las que se tenía que acatar las órdenes sin ningún tipo de consideración a un modelo con con una gran permisividad en la que padres e hijos deambulan sin normas establecidas y los niños no están educados, sino que tan solo están consentidos con absolutamente todo lo que quieren y consiguen todo lo que pretenden, lo que desean, lo que piensan, dicen o piden, saben que ellos mandan.

Los padres desde que los niños son bien pequeños no pasan tiempo con ellos, prefieren dejarles a cargo de máquinas modernas nada instructivas, televisores, consolas, ordenadores, móviles o cualquier pantalla que hará la delicia de los más pequeños y dejará a los padres el ansiado tiempo que persiguen.y anhelan. Mientras tanto pasan los años, y los niños crecen con la falta de tiempo, dedicación y constancia de sus padres, se hacen caprichosos y consentidos y por no escucharles los padres les dan puedan o incluso a veces a duras penas, casi todo o prácticamente todo lo que piden, una pena, ya que estamos inculcando valores que no van a favorecer a nuestros hijos en la sociedad reciente, en la que impera un feroz capitalismo y un gran egoísmo.

Debemos potenciar en los menores valores que aboguen por la generosidad y la solidaridad, estar con ellos, que tanto padres como hijos lo agradeceréis, hacer cosas juntos, dialogar, jugar, inventar, soñar, construir, imaginar, bailar, pintar y un sinfín de actividades  increíbles y muy beneficiosas que se pueden realizar con los más pequeños donde ellos encontrarán el camino hacia el equilibrio y por ende a la felicidad.

Disfrutar mucho y ser muy FELICES =)

Recordad que hace unos meses he estrenado el Canal de Youtube 
(Pincha aquí) 
Si os gusta, suscribiros!! 

Podéis seguirme en:
Twitter: @PaujournalisteB
Facebook: http://www.facebook.com/Paujournaliste
Instagram: Paujournaliste
Youtube: PauJournaliste
Recordar haceros seguidores del Blog, de Facebook y Twitter!!

Nos convertimos en lo que quieren que seamos sin ser lo que de verdad somos


PAULA