viernes, 18 de julio de 2014

Internet y su revolución comercial

Buenos Días!! Inmersos en la mitad de julio y con una subida de temperaturas importante, ya diviso en el horizonte mis queridas vacaciones, os deseo un felicísimo verano amigos, pero tranquilos, que el Blog seguirá fiel a su cita semanal!!

Esta semana os traigo un artículo muy actual que espero os haga reflexionar acerca de los nuevos hábitos y costumbres de compra.

Es una realidad que Internet está revolucionando el comercio físico y cada vez son más las tiendas que se ven obligadas a reaccionar e innovar si quieren sobrevivir en este mundo de competición máxima. Desde luego si son aburridas, estáticas y no aportan nada diferente está claro que la gran mayoría de sus clientes fijos y potenciales migraran al comercio electrónico y para los que seáis de anglicismos e-commerce.

Hoy cualquier persona puede comprar cómodamente desde su casa a cualquier hora y en cualquier momento e incluso a un precio menor. Muchas veces los usuarios acuden a los establecimientos para probar, visualizar, tocar el producto y una vez que saben como es, lo compran desde Internet.
Ante esta situación hay comercios que incluso han llegado al extremo de bloquear el uso de Internet a los consumidores y eliminar los códigos de barras de los productos para que no puedan localizarlos con los dispositivos móviles. Pero estas acciones no son una buena medida y lo único que se consigue es que se provoque una actitud de rechazo e intrusismo en la libertad de acción y decisión de los consumidores.

El reto de los comerciantes debe enfocar todas sus fuerzas y estrategias en conseguir que pese a que sea más caro el producto comprado físicamente, valga la pena y que los clientes vuelvan a repetir. Por ello el trato debe ser muy personalizado y bueno, hacer que el comprador se sienta agusto y satisfecho, además aportar otra serie de garantías como poder cambiarlo, devolverlo o si no están convencidos devolverles el dinero.

Las tiendas por tanto, deben aportar novedad, innovación y gran diferenciación, tienen que ser lúdicas y ofrecer experiencias, que merezca la pena visitarlas. No pueden limitarse a ofrecer el producto o servicio puesto que eso ya está en Internet y además en la red hay millones de comentarios, reseñas, opiniones, recomendaciones, usos y muchos extras muy atractivos.

Hay que conseguir que el cliente pueda intervenir, actuar y por supuesto convertirle en protagonista indiscutible. El cliente debe sentirse cómodo, como en su casa, sin tener la sensación de atosigamiento y agobio de que le quieren vender algo a toda costa.

El futuro comercial prevé que sean cada vez más los asesores los que vendan, estarán muy comprometidos y entusiasmados con las marcas y se dedicarán más a transmitir los valores de la organización y a seducir a las personas. Pero eso sí, las marcas o empresas deberán tener presencia en internet aunque decidan no vender a través de este canal, porqué si no se tiene presencia en internet, es como si no se existiera, se crea invisibilidad.

Pero si desde luego hay algo que tiene el comercio físico en aras del online es la profesionalización, la empatía, pero sobre todo y por muy por encima el aspecto humano, tan necesario siempre y más aún en los tiempos que corren, los vendedores deben conectar emocionalmente con los consumidores, despertar su lado más emocional y sensorial.

Disfrutar mucho y ser muy FELICES =)

Recordad que hace unos meses he estrenado el Canal de Youtube (Pincha aquí) 
Si os gusta, suscribiros!! 

Podéis seguirme en:
Twitter: @PaujournalisteB
Facebook: http://www.facebook.com/Paujournaliste
Instagram: Paujournaliste
Youtube: PauJournaliste
Recordar haceros seguidores del Blog, de Facebook y Twitter!!

Llenarte de sabiduría en compañía de personas mayores


PAULA