jueves, 17 de abril de 2014

No es más feliz quién más tiene sino quien menos necesita

Buenas tardes!! Creo que hoy es el primer día desde que abrí el Blog que publico un post por la tarde, pero es que como comprenderéis el estar de vacaciones no solo hace que desconectes de una forma muy placentera sino que surgen pequeños inconvenientes técnicos a la hora de conectarse, ese gesto que en la ciudad parece estar inherente a todos, ya sean personas, establecimientos o incluso lugares públicos.

Pero bueno el que la sigue la consigue y por tanto, como cada semana tenéis un artículo escrito con mucho cariño y deseando que os guste y disfrutéis con la lectura. Al menos que hagáis dos de las cosas que pretendo con mis escritos y que recalco en multitud de ocasiones: ser más críticos y reflexionar.
Pues bien, una vez más vengo cargada de nuevos propósitos para que juntos podamos agudizar nuestro criterio y llegar a la reflexión, eso que parece que tanto cuesta y que nos hace pensar, es de las mejores cosas que podemos hacer y potenciar.

El titular del post de hoy a muchos os sonará porque lo utilizó como claim de una campaña, una conocida marca de muebles low cost, y lo explotó tanto que parece que nos taladro la cabeza y la frase se instaló ahí junto con otras conocidas frases utilizadas en spots publicitarios.
Aprovecho y traigo la cita a colación no solo del momento en el que estamos sino para que pensemos y analicemos su contenido.

Efectivamente como afirma la misma; No es más feliz el que más tiene sino el que menos necesita. A lo largo del tiempo nos han metido en la cabeza lemas como “tanto tienes tanto vales”, o que “poseer te hace mejor persona” y demás improperios que tan solo pretenden incentivar el consumo más si cabe.
Son muchos los artículos en los que os he hablado del temible consumismo, de lo devastador que es sobre todo cuando no se hace de forma responsable y sostenible si es que se puede utilizar este término a la hora de consumir.

El deseo de tener, lo único que nos lleva es a ser unos desdichados y a generar una gran insatisfacción, ya que el ser humano es un ser “insaciable” por naturaleza y una vez que consigamos una cosa, desearemos tener otra prácticamente sin darle ningún valor. Gran parte de culpa como he mencionado la tiene el consumismo que parece que nos despoja de nuestra humanidad para convertirnos en seres mundanos cuyo único afán es tener y su fin es ser ricos o al menos parecerlo.

Desde mi humilde opinión creo que debemos ser sabios y saber que el poseer no nos hará ni más felices ni mejores, es más, todo lo contrario, nuestro nivel de desdicha e insatisfacción llegará a tal punto en que nada nos contentará y cada vez necesitaremos tener más para saciar nuestro apetito de “consumo”.
Muchas veces me pongo a pensar en la infancia y observo cómo ha cambiado en apenas unos años. Antes los niños no poseían tanto y además estaban muy agradecidos con lo que recibían y tenían, hoy en día la tónica general de los niños es tener y tener para luego no hacer caso nada y no saber ni a qué jugar. Claro está que esto al fin y al cabo es una generalización, que aunque he de decir que no me gustan porque son una simplificación de la realidad, algunas veces si se cumplen. Por supuesto en el caso mencionado habrá una diferenciación en función no solo de las personas sino de la familia y de la educación recibida. Pero es una realidad que cada vez desde bien pequeños inducimos a los niños al consumo y sin ser conscientes del peligro que corren.

No sé si os habréis parado a mirar a vuestro alrededor pero las personas que dan más importancia al interior, a lo intangible son felices, por el contrario las que prefieren dotar de más importancia lo material o el dinero viven con más angustia, preocupaciones y en definitiva son más infelices.
Por eso os animo a buscar la felicidad junto a personas, a ahondar más en los sentimientos, potenciar las emociones, emocionarnos con pequeñas cosas, agradecer gestos, favores, ayudas, sonreír, soñar y amar porque la sonrisa es más poderosa que cualquier cosa y combinada con el amor y los sueños, su poder es indestructible. Así que amigos, dejemos el consumismo a un lado y disfrutemos de lo que de verdad importa, las personas.


Disfrutar mucho de las pequeñas vacaciones y ser muy FELICES =)

Recordad que hace unos meses he estrenado el Canal de Youtube (Pincha aquí) 
Si os gusta, suscribiros!! 

Podéis seguirme en:
Twitter: @PaujournalisteB
Facebook: http://www.facebook.com/Paujournaliste
Instagram: Paujournaliste
Youtube: PauJournaliste
Recordar haceros seguidores del Blog, de Facebook y Twitter!!
No perdamos las buenas costumbres


PAULA