jueves, 30 de enero de 2014

Un gobierno no puede meterse en la vida privada de los individuos

Buenos días!! Enero llega a su fin, y por tanto cerramos el primer mes del año, tan frío pero tan melancólico y bucólico a mi parecer.

Esta semana toca artículo social y de un tema muy actual, el tan debatido tema del aborto, pues si, ya iba siendo hora de que me pusiera a hablar un poquito sobre el tema, y a dar como siempre os digo, mi humilde opinión. Es largo pero muy intenso. Espero comentarios y demás amigos.

En España se ha aprobado la ley de aborto más restrictiva de toda la Democracia. Las mujeres pierden el derecho de poder abortar en las catorce primeras semanas de embarazo y volverá a ser un delito despenalizado como lo era con la ley del año 1985. Solo habrá dos excepciones: violación y grave peligro para la vida o la salud física o psíquica de la mujer. Serán, de nuevo, los médicos, con requisitos más estrictos que en 1985 y un procedimiento más largo, los que decidirán si ese peligro existe. La presencia de malformaciones fetales gravísimas no serán motivo de aborto, aunque sí lo será el efecto psicológico que eso tenga en la embarazada. La nueva normativa se llamará Ley de Protección de la Vida del Concebido y de los Derechos de la Mujer Embarazada, por ese orden; Gallardón aseguró que se ha hecho para proteger “a los más débiles, los concebidos y no nacidos”, pero “siempre en interés de la mujer” y respetando asimismo sus derechos.


Esta ley según mi parecer anula los derechos de la mujer y en definitiva de las personas, un gobierno no puede meterse en la vida privada de los individuos, debe tratar temas y áreas referentes a la vida pública de las personas. Un aborto es una decisión muy personal que ataña solamente a la mujer o a la familia en cualquier caso. El Estado no debe inmiscuirse en estos asuntos, existen temas que requieren más cuidado, ayuda y responsabilidad, como la situación de parados tan grave y que cada vez es mayor, las preferentes. Que se va a hacer con toda la corrupción y extorsión que reina en este país, que ya está bien, que aquí ha robado hasta el más tonto. Los salarios es otro tema de gran relevancia que al gobierno parece no importarle mucho, al igual que todos los juicios que hay pendientes por temas de malversación, robos, extorsiones y demás. Luego está Miguel Blesa, Bárcenas, la infanta Cristina, su marido, la familia real, las distintas tramas, vamos que aquí no se salva ni el apuntador y como no, el gobierno en vez de resolver lo que verdaderamente preocupa al pueblo y al común de la ciudadanía se centra en elaborar una ley a su conveniencia y totalmente restrictiva. Lo peor que puede hacer el Estado es coartar la libertad. La evidencia indica que leyes más restrictivas aumentan la mortalidad y problemas de salud de las mujeres.


La prohibición en la mayoría de los casos crea situaciones de ilegalidad que perjudican gravemente a la sociedad. Se producirán muertes e irregularidades por abortos realizados en la clandestinidad. Cuando la ilegalidad reina a sus anchas se producen situaciones y realidades muy dañinas socialmente hablando, véanse las drogas, el alcohol, el juego, entre otras. Las personas que decidan abortar y no puedan permitirse abortar en otro país lo harán en clínicas clandestinas e ilegales y esto será muy negativo para la sociedad. El prohibir algo aumenta considerablemente su práctica además de cómo he mencionado anteriormente la burbuja de turbiedad que genera alrededor.

Cuando una mujer decide abortar no lo hace por gusto, pienso que en la mayor parte de las veces tiene una justificación razonada para hacerlo, el tema más frecuente suele ser por edad, chicas muy jovencitas e incluso menores que se quedan embarazadas y en muchos casos se ven “solas ante el peligro”, esas niñas no están preparadas para ser madres o formar una familia, por lo que el problema no deriva en prohibir el aborto sino en impartir una buena educación sexual tanto en los colegios como en las clases.

La sexualidad es algo normal que debería estar presente en las clases, muchos disgustos se hubieran ahorrado ahora si los niños dispusieran de más información, y eso que estamos inmersos en plena era de la información y de la tecnología y existen multitud de sitios, páginas, lugares y en definitiva recursos para estar informado pero a veces no es suficiente, sobre todo en temas que tienen tantísima importancia.

Si me permitís el sarcasmo, me hace mucha gracia cuando afirma Gallardón que la ley se ha hecho para proteger “a los más débiles, los concebidos y no nacidos”.
Perdonar que me ría, pero que curioso es que el gobierno se empeñe en proteger a los “no nacidos” y no cuide y proteja a los vivos, a todos los ciudadanos que en estos momentos lo están pasando tan mal, por favor, la cantidad de niños y adultos que literalmente se están muriendo de hambre y el gobierno no hace nada y pretende hacer ver que hace algo por embriones en proceso de gestación, que como bien han dicho son no nacidos, por lo tanto no están vivos, que si que hay vida en ellos, pero explícitamente hablando no lo están. Es muy hipócrita proteger a los embriones que aún no han nacido y no hacer nada por los vivos, por todas las personas que están pasando calamidades y están viviendo en unas condiciones pésimas. Que el umbral de la pobreza en nuestro país haya aumentado considerablemente eso es alarmante y muy indignante.

La protección de nuestros derechos humanos eso si que es de gran importancia, pero el gobierno prefiere estar entretenido en otras vicisitudes mientras además cualquier listo se llena bien los bolsillos de dinero o roba el dinero público.
Me llama poderosamente la atención que en los casos de malformación tampoco esté permitido el aborto, porque claro está que los padres quieren lo mejor para sus hijos, y por tanto cuando se tienen hijos con problemas ya sean físicos o psíquicos se necesita de tratamientos especiales, ayudas y esto requiere grandes cantidades de dinero, a lo que por supuesto el gobierno literalmente se lava las manos. Claro por una parte no te da la opción de que abortes y decidas si lo quieres tener pero por otra ahí te quedas con tu hijo, que para eso es tuyo.
Me da tanta pena la gran hipocresía existente en el panorama político, aunque si nos ponemos a pensar detenidamente esto no es más que fruto de la sociedad.

Hace poco escuche una frase que me hizo pensar un buen rato; 
“Dicen que tenemos el gobierno que nos merecemos”.
Me pregunté durante un tiempo que ha hecho España para merecerse este gobierno, estos políticos en general, porque no me gusta hablar de distintos colores puesto que todos tienden a desteñirse cuando llegan al poder, a contradecirse, a ser unos falsos y a perjudicar al pueblo en detrimento de ellos mismos.

Hay algo que desde que cursé Historia del Pensamiento Político se me quedó grabado a fuego y es que un gobierno debe dar la libertad suficiente a su pueblo para que éste actúe con conciencia y consciencia. El acto de restringir no lleva a nada bueno, el coartar las libertades nos lleva a un sistema dictatorial, de ahí que se diga que estamos en una falsa democracia. Por eso me gustaría decir a la gente de cara a las elecciones, que se debe ejercer el derecho a voto lo más responsablemente posible, es una gran responsabilidad la que tenemos no solo social sino histórica.

No soy fanática de nada y ambas posturas extremistas me enervan puesto que nada es blanco o negro, el aborto desde luego que es un tema extremadamente delicado, además de controvertido y complejo. Pero el gobierno no es quién para prohibir abortar a las mujeres que desde luego son dueñas de su cuerpo y de su vida, y no soy ni feminista ni extremista, pero eso es una realidad cortante y sonante.

Disfrutar mucho y ser muy FELICES =)

Recordad que hace poco he estrenado el Canal de Youtube (Pincha aquí) y ya podéis disfrutar de los primeros vídeos. Si os gusta, suscribiros!! 

Podéis seguirme en:
Twitter: @PaujournalisteB
Facebook: http://www.facebook.com/Paujournaliste
Instagram: Paujournaliste
Youtube: PauJournaliste
Recordar haceros seguidores del Blog, de Facebook y Twitter!!

Cuando la verdad no es libre, la libertad no es verdadera


PAULA