viernes, 2 de agosto de 2013

Todo debe empezar por nosotros

Buenos días, ya estamos en plenas vacaciones, además estrenando mes de agosto el protagonista del verano sin duda alguna, yo la verdad es que también las estoy disfrutando, en la playa que es el sitio que más me gusta, pasarlo bien porque pasan veloces.
Para los que me leáis cada semana sabéis que tengo pendiente un artículo que iba haber publicado la semana anterior pero que fue imposible por el terrible accidente sucedido, por eso lo pospuse para hoy.

Hace varios días me ocurrieron varias situaciones, son cosas que pasan en el momento y luego te das cuenta que la mejor forma es comunicarlo y que la gente sepa lo que se cuece en algunas grandes empresas que lamentablemente dejan mucho que desear.

Adquirí un móvil hará ya dos semanas, en el comercio donde lo compre me ofrecían tres meses de seguro gratis, como todo con letra pequeña, pero bueno para el caso unos meses gratis para asegurar el smartphone. Tras esos tres meses el cliente puede renovar el seguro y disponer de el hasta que desee, yo en un primer momento me quise dar de alta ya que parecía que daba buenas prestaciones y así te quedas tranquila porque si le pasa algo al móvil, lo que sea, como bien te dicen, te dan otro. 
Por un lado la poca profesionalidad por parte de los comerciales que cada vez te dicen una cosa, el primer día me dijeron que podía renovarlo pasados los tres meses y otro me comento que al haber hecho ya el seguro de los tres meses gratuitos ya no podía realizar la ampliación de seguro, luego casualmente cuando le dije que el día anterior me habían comentado otra cosa y que estaba interesada, cambio de argumento y me dijo que tenía trece días desde que das de alta el seguro, pero el meollo del asunto en cuestión, llega cuando le pregunto las coberturas del seguro y me suelta que solo cubre robo con agresión o intimidación, no cubre ni perdidas, ni hurtos, ni típicos tirones que se dan mucho en la calle, ni el simple hecho tan común de que te quiten el teléfono en cualquier parte, vamos que si eso te ocurre, debes acudir a la policía y claramente mentir si quieres que el seguro te cubra el incidente, ¿en qué sociedad vivimos?, esta fue la primera pregunta que me asalto a la cabeza, la segunda fue, ¿nos están incitando a mentir para intentar recuperar un móvil que hemos perdido o nos han robado encima de que estamos pagando un seguro?
El comercio en cuestión es el conocidísimo Corte Inglés cuyos centros están en prácticamente toda España, la empresa de seguros es de ellos, y no entiendo entonces para que narices, si me permitís la expresión, sirve el pagar un seguro de móvil, por otro lado nada barato, y que no cubra las cosas que más suelen ocurrir a la mayoría de las personas, pero claro cuando el único fin es la avaricia, el dinero y el poseer por encima de todo, está claro que cualquier medio justifica el fin, algo totalmente indignante pero una realidad.

La segunda historia se da unos días más tarde, como todos los años tocaba realizar la revisión de la caldera en mi casa, llegaron dos personas y sin ningún problema tras haber realizado la visita nos dijeron que todo estaba correcto. He de decir que antes de que vinieran, la caldera funcionaba a la perfección y así llevaba más de un año. Casualmente al día siguiente el agua caliente dejo de salir y la caldera se rompió, el lunes llamamos para que vinieran, el chico nos quería colocar pero así tal cual una pieza de unos 50 € justificando que era necesario y que estaba rota, pero ya nos llevan haciendo este juego dos años, vienen a la revisión, "todo está bien" y luego hay alguna pieza estropeada y como no la deben arreglar y soplarte una cantidad de dinero elevada. Como ya sabíamos de que palo iban y nos negábamos a que literalmente nos la volvieran a colar, hablamos con él y se lo dijimos, que la empresa tenía muy poca profesionalidad y nada de ética, que esa no era manera de tratar a los clientes y que parecía un vacile porque esto no era la primera vez que pasaba, repentinamente el hombre que vino "a arreglar la caldera" dijo que no hacía falta colocar la pieza, que ya estaba arreglada y que "haber cuanto duraba", en plan como amenazando de que podría volver a venir a colocarnos la dichosa pieza, también nos soltó que este año eran más baratas que el pasado. Pero lo gordo viene cuando recibe una llamada de un superior y le dice que no nos la ha puesto, que no ha hecho falta. Nada más colgar el tío, deduje lo que ocurría, lo más probable es que los trabajadores se lleven comisión por las piezas que colocan y así tienen el negocio perfecto, en la revisión tocan algo, se rompe y viene el "colocador de piezas", como así le he apodado.

Lo que me da pena es que en nuestra sociedad se fomenten estas cosas, y no se valore, se aprecie y se recompense el trabajo honrado, leal y bien hecho, ojalá hagamos algo para que esto cambie, pero todo debe empezar por nosotros mismos, por nuestros círculos más pequeños. No pidamos responsabilidades a nuestros políticos si nosotros actuamos de la misma manera. Seamos humildes, honrados, inteligentes y exigentes y ante todo no nos dejemos manipular.
Podéis seguirme en:
Twitter: @PaujournalisteB
Facebook: http://www.facebook.com/Paujournaliste
Recordar haceros seguidores del Blog y de la página de Facebook que en nada habrá SORTEO
The best things in life aren´t things
                                                 PAULA