miércoles, 29 de mayo de 2013

Los hechos son sagrados, las opiniones libres

Buenos días a todos, esta semana sigo liada con exámenes pero saco un huequito para el Blog y para todos vosotros. No sé si habéis oído esa inoportuna noticia de que este año no habrá verano, pero espero que sea una mala predicción porque si algo se espera con unas ganas tremendas es el verano, o al menos yo estoy deseando que llegue y se quede una buena temporada con nosotros.

Y ahora al tema, hoy quiero explicaros algo muy sencillo pero desde mi punto de vista con una gran importancia, ahora lo entenderéis. Hay un esquema por así decirlo que establece el funcionamiento para conseguir una economía competente y saludable para un país.

Reducción de impuestos=> Aumento de renta personal=> Aumenta consumo=> Aumenta producción => Más factores de producción => Aumenta empleo=> Más renta agregada o nacional

A través de su política fiscal y más concretamente a través de impuestos y gastos públicos es donde se puede observar con claridad donde el gobierno establece sus prioridades. 
La renta personal disponible es la que le queda a las familias una vez descontados de sus ingresos los impuestos, para destinarla bien al consumo o al ahorro. Es importante saber, que el Estado puede influir en el nivel de renta aumentando los impuestos o disminuyéndolos, en el primer caso, las familias dispondrán de menos recursos, lo que genera una disminución en el consumo que es lo que está pasando actualmente. En el caso de una reducción de impuestos, el efecto es justo el contrario, las familias dispondrán de más renta personal. Respecto a los gastos públicos, el Estado puede decidir aumentar los fondos destinados a consumo público y a inversión pública, lo que favorecería el crecimiento económico, en cambio un descenso de nivel de gasto público tendrá el efecto contrario, justo lo que estamos viviendo en estos momentos.
Existen dos políticas fiscales posibles: La contractiva y la expansiva

Una política contractiva se caracteriza por el aumento de impuestos esto provoca la disminución de la renta personal disponible, el consumo familiar se reduce, al igual que las ventas, la producción, los beneficios empresariales y la inversión. Se reduce el gasto público y a causa las familias reciben menos servicios públicos y transferencias y por tanto disminuye la inversión pública.

Por el contrario una política expansiva se caracteriza por la reducción de impuestos gracias a esto se incrementa la renta personal disponible y por tanto el consumo de las familias, lo que favorece la producción, los beneficios empresariales, la inversión, y el descenso del paro. Se aumenta el gasto público y esto hace que se incremente la renta personal disponible y favorece la inversión pública.

Actualmente el gobierno está empleando una política contractiva y como habéis leído esto supone el aumento de impuestos y la reducción de los gastos públicos, desde mi punto de vista el aumento de impuestos es la salida más fácil para conseguir liquidez de una forma rápida pero a largo plazo es una medida nefasta que provoca tremendas consecuencias como la disminución de la renta, el consumo, la producción, el ascenso de parados. Lo que hace falta en estos momentos es la drástica reducción de impuestos, para que como os he mencionado en el esquema, aumente la renta de las personas, y por tanto el consumo, la producción, y el paro disminuya. Es un círculo vicioso una medida afecta a otra y así sucesivamente, algo parecido al conocido "efecto domino". 
Los señores políticos deben fomentar la creación de empleo, principalmente con ayudas a emprendedores y jóvenes y así exterminar de una vez por todas el paro juvenil, también deben hacer algo por aquellos parados que tienen más de cuarenta años y que parece que la sociedad les ha negado una segunda oportunidad. El gobierno debe aumentar el gasto público sobre todo en áreas de educación, sanidad y justicia tan fundamentales y de gran prioridad en el desarrollo  óptimo y saludable de un país. 
Pero sobre todo la aplicación de una política expansiva eficaz se producirá con éxito cuando los ladrones sean castigados, la corrupción sea pagada y condenada y por el contrario no indultada, cuando la gente deje de ser tan individualista y el grueso de la población y en especial la clase política sea solidaria, generosa y tenga interés por el bien común y miras a una sociedad y país democrático con todas las letras y en mayúsculas.

Hasta aquí el post de hoy, espero que haya sido de vuestro interés. Disfrutar de la semana y del finde =)


Podéis seguirme en:



Nadie es tan pobre para no poder regalar una sonrisa ni tan rico para no necesitarla

                                             
                              PAULA