miércoles, 1 de mayo de 2013

La educación es el arma más potente para cambiar el mundo


Buenas tardes, hoy tengo el lujo de escribir el post desde la playa, desde mi querida ciudad de costa que me tiene encandilada desde la primera vez que vine cuando era muy pequeña, desde el Mediterráneo os escribo un artículo importante y de suma actualidad, a nada de licenciarme en la carrera que desde siempre ha sido mi vocación indiscutible os hablo sobre la situación actual que afecta al mundo del periodismo. 

Ahí va...

No es una novedad el decrecimiento anual sistemático de los ingresos publicitarios, sobre todo en medios escritos como la prensa diaria. Pero no nos podemos excusar diciendo que esto ha sido provocado por el surgimiento y desarrollo de internet y por la gratuidad o en algunos casos bajo coste de sus contenidos.
La prensa escrita en particular desde hace tiempo carece de objetividad y los ciudadanos están ya cansados de la “desgastada” politización que tanto les caracteriza.
Sí que es cierto que internet ofrece una amplia oferta de contenidos y en la mayoría de ocasiones sin pagar nada, -tema que ya abordaré en otro post-, esto es algo que se agradece y más en los tiempos que corren, pero la prensa escrita tiene otros motivos, en mi opinión, mucho más importantes y que les afecta de lleno.
Hay muchos lectores que compran periódicos porque estos refuerzan enteramente sus opiniones, pero desde mi punto de vista ofrecen poco, porque no es difícil decir lo que quieren que diga. Me explico, el periodismo en su más pura definición es la búsqueda incesante de la verdad, tiene que preocuparse de formar e informar y no solo de entretener y las informaciones deben transmitirse con objetividad, deben ser reales y veraces, todo esto teniendo en cuenta la gran responsabilidad social de las que somos enteramente responsables.
La crisis económica, extendida en todos los campos y afectando de lleno al periodismo, nos está mostrando “que debemos cambiar”, la gente no ha dejado de comprar periódicos solo por la crisis sino porque el periodismo de los periódicos en su mayoría está politizado, manipulado y de objetivo no es que tenga poco, es que no tiene nada. La gente demanda un periodismo de calidad y hay medios en internet que lo ofrecen gratis y además no se deben a nadie, tan solo a los ciudadanos. Así que no nos engañemos, internet no es el único culpable de que las principales cabeceras hayan perdido más del 50% de sus ingresos publicitarios. El periodismo está en crisis y está demandando y “pidiendo a gritos” algo nuevo, algo distinto, necesita reinventarse.
La gente no quiere la identificación de los medios con opciones políticas, quiere imparcialidad, quiere noticias reales, objetivas y veraces, quiere que el periodista le marque el camino pero no se lo de hecho. Actualmente el grave problema que observo es que los lectores, los clientes e incluso los anunciantes han perdido el interés y esto se debe solventar lo antes posible.
La democracia en la que vivimos necesita de un periodismo de calidad y de medios creíbles que actúen de forma crítica, nuestro sistema democrático necesita tener unos medios independientes del poder político y no que sean vehículos de propaganda política que para eso ya están los partidos.
Es nuestro deber no solo como periodistas sino como ciudadanos comprometernos en garantizar la supervivencia de unos medios que actúen de vigilantes del poder establecido.

A la semana que viene más, disfrutad del puente quiénes tengáis la suerte de tenerlo y sino el fin de semana está a la vuelta de la esquina.

Podéis seguirme en:



Quien mueve montañas empezó moviendo piedrecitas

                       

                                                   PAULA