jueves, 16 de mayo de 2013

Es una clara realidad que el periodismo necesita reinventarse

Buenas tardes una semana más, la verdad es que el tiempo pasa volando me doy cuenta sobre todo con las actualizaciones del Blog, cuando me quiero percatar ya ha pasado otra semana más, así que no hay que desaprovechar el valioso tiempo que como bien se dice; ¡Es oro!. Yo por mi parte descuidad que no lo desaprovecharé ya que esta semana han comenzado los temidos exámenes de fin de curso, pero con esfuerzo y constancia todo se consigue.
El artículo de hoy sin duda sigue la línea de los post anteriores, opinión, denuncia social, crítica y nuevas visiones y aportaciones que espero sean útiles y provechosas, un día más me voy a adentrar en el fascinante mundo del periodismo.

Los medios de comunicación han experimentado en los últimos años una revolución, esto es un tanto paradójico, en primer lugar el creciente desarrollo de internet y de las nuevas tecnologías ha provocado un gran flujo de información además de la interactuación y el feedback de los usuarios en la red, bien sea en redes sociales, foros o internet en general. Actualmente estamos expuestos a un montón de estímulos que hacen que cada vez el usuario tenga más involucración en la red. 
Los medios de comunicación han sabido adaptarse a las nuevas tecnologías y se han creado los periódicos digitales que son otra alternativa distinta a los medios convencionales y en concreto a la prensa escrita.  Pero en este  caso el lado negativo y como tal la paradoja que mencionaba anteriormente, es que los medios tradicionales se han visto afectados por las nuevas tecnologías no solo en difusión sino en ingresos publicitarios, a esto hay que añadir la crisis económica que llevamos padeciendo más de cuatro años. Esto hace que el periodismo esté sufriendo una profunda crisis, cabeceras centenarias, como el Christian Science Monitor o míticas, como la revista Newsweek han cerrado sus ediciones en papel y otras muchas publicaciones han cerrado ante la quiebra de sus empresas.
El panorama es incierto, cada vez son más los despidos y los eres realizados en las empresas, los recientes casos del Grupo Prisa, de Unidad Editorial, de Telemadrid entre otros muchos. La crisis económica y financiera afecta a todos los sectores, pero en especial a las empresas de comunicación que están pasando una dura crisis no solo referente al papel sino a la publicidad la circulación, que se han desplomado en los cinco últimos años.
Es una clara realidad que el periodismo necesita reinventarse, todos los periodistas debemos contribuir a mejorar el sector, abogar por la verdad, la calidad de la información, pensar en la gran responsabilidad social que tenemos, dejar a un lado la manipulación y la politización de la información y de los medios.
Los ciudadanos están sedientos de verdad y realidad, de periodistas que cuenten lo que ocurre verdaderamente. Debemos tener presente que sin periodistas no hay periodismo y sin periodismo por tanto no hay democracia. Hay que renovarse, las crisis son momentos adecuados para reinventarse, volver a la esencia del periodismo y de la búsqueda de la verdad.
Actualmente con los nuevos medios hay un exceso de información que produce una gran desinformación en los ciudadanos, por eso hay que abogar por la calidad, por la innovación constante y por la permeabilidad con el cambio social y cultural que se está produciendo, pensar en el bien de los lectores, en definitiva de las personas, de la ciudadanía.

Hasta aquí el artículo de hoy, ya no queda nada para el fin de semana así que ya sabéis a disfrutar de todo lo bueno.

Podéis seguirme en:



Ser periodista es ser crítico, opinar, cuestionarse las cosas y la búsqueda incesante de la verdad


                                             PAULA