miércoles, 17 de abril de 2013

Mucha gente pequeña, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo


Buenos días amigos, espero que estéis disfrutando del bonito sol que hace y de las altas temperaturas que desde hace unos días somos afortunados de tener, la verdad es que con este tiempo las cosas se ven de otro modo.

Hoy quiero hablaros de CINE, ya sabéis que de vez en cuando me gusta hacer críticas de películas y hoy es el día, como os dije hace poco, tengo una lista de pelis pendientes para ver, es por eso que a menudo vea películas que ya han sido estrenadas hace tiempo. Hace unas semanas vi Intocable, fue estrenada el año pasado y la verdad es que me habían hablado bien de la película pero no me esperaba que me fuera a gustar y emocionar tanto.
Empezamos...es un filme francés de los directores Eric Toledano y Olivier Nakache, el guión también es de ellos, y como actores destacados; François Cluzet, Omar Sy, Anne Le Ny y Audrey Fleurot, a mi el reparto no me sonaba pero he de decir que me ha sorprendido para bien.
La historia se centra en la convivencia entre dos hombres, Philippe, un rico aristócrata que se queda paralitico tras un accidente de parapente y Driss un joven cuidador procedente de un humilde barrio y que además ha salido de la cárcel hace poco. Aparentemente sin tener nada en común comienza a tejerse entre ellos una amistad especial, cada uno viene de un mundo distinto, se produce una antítesis entre la dicción elegante y la jerga callejera. Dos universos paralelos que chocan, la evolución de su relación se va haciendo sólida, y poco a poco llegan a entenderse a la perfección hasta tal punto que el hecho de estar juntos les hace Intocables.
La banda sonora es un elemento clave que contribuye al innegable éxito de la película, aquí vuelven a enfrentarse los dos mundos, obras clásicas como Chopin o Vivaldi con canciones míticas de la década de los setenta como Boogie Wonderland o September.
Otra sinergia es que la historia está construida en dos principios la sencillez y la naturalidad; 
¡Y qué gran maestría el contrastar comedia y drama! Pasar de la sonrisa a la lagrima fácil, ese es el acierto de la historia, nos enseñan dos mundos distintos, una amistad leal y sincera pero sin un ápice de compasión. Desarrollan una magnifica historia donde para sorpresa de todos la enfermedad del protagonista es tan solo algo secundario y accesorio, la moraleja es clara y directa, aprender cada día, luchar, disfrutar, sonreír,  no rendirse ante situaciones difíciles y ante todo no perder la esperanza.
La historia llega irremediablemente al corazón de los espectadores, la relación entre los dos personajes es muy entrañable e intensa, se crea una verdadera amistad, en la cual a pesar de todo, los buenos momentos y las carcajadas priman por encima del dolor y la amargura.
A mi personalmente me gustan las películas de amor, pero no por ello de amor de pareja, sino cualquier amor, y este puede crearse entre personas de distintos vínculos, familia, amigos, compañeros, pareja, animales, por tanto creo que lo que hace especial a este filme es eso, el amor verdadero, intenso y fiel entre dos personas y como por ello se convierten en dos grandes amigos.
Así que os recomiendo que la veáis pronto y disfrutéis con esta obra maestra.

Hasta aquí la crítica de cine, a la semana que viene más y mejor amigos. Gracias a los nuevos seguidores de la página de Facebook, del Blog y de Twitter.

Podéis seguirme en:




El verdadero amor no es otra cosa que el deseo inevitable de ayudar al otro para que sea quien es

                                             
                                             PAULA