lunes, 4 de febrero de 2013

REACCIONAR

Buenas tardes amigos, la semana pasada como visteis venía con ganas de analizar, desarrollar y opinar acerca de algo que me parecía sumamente injusto, pero en el transcurso, la semana se ha visto inundada de más corrupción y extorsión, y esto me ha hecho reflexionar sobre este nuevo post.

Ha llegado un momento en el que esto ya pasa de "castaño oscuro", los gobiernos y partidos políticos (no me cansaré de decir, que no es cuestión de gobiernos ni de políticas sino de principios), hacen lo que les da la gana sin tener en cuenta que aunque estén en la cúpula del poder, y sean los dirigentes del país, "se deben" a los ciudadanos y a la sociedad, y el caso es que se olvidan con suma frecuencia que están en lo alto gracias "al pueblo", a todos los españoles que en las elecciones les dieron un voto.

El caso Bárcenas, el caso Nóos, la trama Gürtel, nuestro país se está viendo inundado y sumergido en una odiosa espiral donde lo único que prima es el interés, la corrupción, la extorsión y el robo de grandes cantidades de dinero "público".

Creo que en época de crisis, las cosas deben reinventarse, reconducirse los caminos y reflexionar sobre lo que se quiere cambiar, también es un buen momento para reaccionar e intentar enmendar.

Los ciudadanos debemos ser conscientes de todo, y no nos tenemos que dejan engañar porque eso irá en perjuicio nuestro. Por eso cobran tantísima importancia los medios de comunicación que son los protagonistas indudables en una democracia, los medios deben contar la verdad, con objetividad y no tender hacía un lado u otro, pues lo único que se consigue con eso es "más mierda", si me aceptáis la expresión. La independencia de los medios es  necesaria y obligatoria.

Es necesario y esencial en una democracia, el saneamiento y la transparencia de la justicia (un órgano primordial en el funcionamiento de la sociedad), lo que no se puede permitir es que los magistrados y jueces sean elegidos "a dedo" por el gobierno de turno y esto consiga que ellos sean indultados en la cantidad de delitos cometidos, la mayor parte de indultos se han proporcionado a personas relacionadas con el mundo de la política, y eso señores, no nos engañemos, no es democracia, ni justicia. Debemos saber que la independencia judicial es esencial e imprescindible en una sociedad democrática, es de obligado cumplimiento.

Hay con gente que comento todas estas cosas y me dice "es que es una utopía", os digo lo mismo, no nos engañemos, lo que pasa que los políticos y demás "personajes" han hecho de esto una norma, y claro así que no nos alarmemos tanto y que veamos lo que debería ser REAL y VERDADERO como algo utópico, difícil de conseguir. Es el conformismo el culpable, el que ha hecho que la ética en cualquier sector sea considerada como una utopía.

Con los medios de comunicación pasa mas de lo mismo, y es algo que me indigna y me cabrea muchísimo, no es normal que la mayor parte de medios se hayan convertido en "empresas informativas" al servicio de los políticos, cuyo máximo fin es la recaudación de "grandes cantidades de dinero", y encima utilicen la información y el periodismo como un mero negocio.

Las cosas no son así, el periodismo es una herramienta de gran importancia y necesaria existencia y no debe tender a ningún lado ni estar politizado, debe esforzarse por ser objetivo y mostrar un criterio justo y real.
Qué aprendizaje y criterio vamos a tener en nuestra sociedad cuando la gente se compra el periódico afín a sus ideas y sintoniza la emisora en la que con anterioridad ya sabe lo que va escuchar, ya saben lo que van a leer, esto lo único que hace es afianzar la opinión de la persona y no aporta ningún tipo de formación ni de información, sino tan solo apoya la crítica hacia el lado contrario, "los que no piensan como igual". Parece que España se divide en dos bandos y da igual lo que ocurra que ambos se echan tierra encima, aunque se estén dando contra un muro, aunque la verdad sea arrolladora.

La información no puede manipularse, debe tratarse, desarrollarse y contrastarse y mostrarla a la sociedad tal y como es.
Vivimos en una sociedad donde las opiniones se han convertido en "periodismo" y esto no es válido, se necesita de una información objetiva y verdadera antes de montarse un juicio o una opinión acerca de algo, es tan sencillo como cuando escuchamos una historia "debemos escuchar las dos versiones y una vez asimiladas, podemos realizar nuestro juicio".

Se ha desvirtuado la democracia, su esencia, no hay que engañarse, el periodismo debe tener rigor y ser honesto y actualmente el periodismo que se realiza en nuestro país en su cuantía deja muchísimo que desear. Para escribir hace falta valor, y para tener valor hace falta tener valores, sin valores más vale callar.

La corrupción en especial la que tiene que ver con la ideología ha influido en gran medida en todos y hace que nos olvidemos de la esencia del compromiso y de la responsabilidad como pilares fundamentales de la democracia.

El gran problema de nuestra sociedad es la indiferencia, en muchos casos también la ignorancia o falta de conocimiento o incluso la distorsión de la realidad, es triste observar que la capacidad de indignación en muchas ocasiones es nula. El nivel de desinterés y adormecimiento son sumamente peligrosos en la población.

El interés común debe estar por encima del provecho individual, el miedo y la manipulación no pueden acabar con nuestra capacidad de reacción. Desde luego no pretendamos que las cosas cambien si hacemos siempre lo mismo.

Nos merecemos unos gobernantes justos y que se preocupen por el bien de todos los ciudadanos, por el "bien común", y que menos que sean honrados, honestos y deseen el bien común y el desarrollo de la sociedad, y por tanto de la democracia.

Podéis seguirme en:

Facebook: http://www.facebook.com/Paujournaliste

El país está inundado de corrupción, extorsión y politización, los medios de comunicación y lo ciudadanos debemos hacer algo.

PAULA