jueves, 7 de junio de 2018

La añoranza

¡BUENOS DÍAS!


A punto de llegar al ecuador de este año 2018 parece que la primavera ya ha conseguido asentarse y nos regala algunos días bañados de sol y calma.

Siento la ausencia de este tiempo que he estado sin publicar pero como os digo en ocasiones hay veces en que las obligaciones imperan y por trabajo y proyectos no he podido dedicar tanto tiempo a esta pasión que tanto me fascina. Pero ahora que ya parece llega una época más asentada prometo volver y publicar cada semana. Espero que os gusten todos los contenidos tan interesantes que os tengo preparados pequeños grandes lectores.

De momento hoy comenzamos con un texto que ya tiene un tiempo y es que lo escribí cuando estaba en la universidad, estudiando Periodismo y apenas tenía veinte años así que el otro día lo rescaté del olvido y volví a imaginar y a sentir esa añoranza que en ocasiones nos embarga.

La añoranza es aquello que nos produce nostalgia, que hace que recordemos, que pensemos en lo que ha pasado, en lo que ya ocurrió, en lo que denominamos pasado pero también es una sensación que inunda todo nuestro cuerpo, que nos hace percatarnos de que seguimos aquí, que ha pasado el tiempo, más rápido de lo que creíamos, eso sí, y de que hemos crecido, madurado y ¿por qué no?, aprendido. Hay muchos tipos de añoranza, esta la que acordarnos de un momento, puede que sea especial o quizás amargo; también hay añoranza de algo que vivimos, que recordamos con grata dulzura, o la añoranza de una etapa o una época de nuestra vida a la que nos gustaría regresar pero que nos conformamos con añorar, esa época suele ser la infancia, uno de los periodos más bonitos, inolvidables e instructivos de la vida de una persona. La infancia es el estado primero tras el nacimiento y esta dura hasta la adolescencia, por lo tanto es muy importante para un niño el llevar una buena niñez para así desarrollarse en condiciones y poder llegar a una persona digna y por supuesto mantener un grato recuerdo de la edad de los juguetes.
Aunque la infancia tiene en general las mismas características sea cual sea la época en la que se vive, sí que es verdad que cada década o momento la hace única e inigualable. Así que me centraré en la mía que es de la que puedo hablar con propiedad: yo soy de los noventa, sí, esa última década de finales del siglo XX, que para muchos era el comienzo de una nueva era como bien indica  el cambio de centuria, y dejar atrás un periodo de guerras, conflictos, terrorismo, penurias y desacuerdos.

Pero centrémonos en lo que ataña a los niños, al colegio y a los caramelos. Cuando uno es pequeño no tiene control del tiempo, no sabe ni lo que es ayer, ni hoy, ni mucho menos lo que será mañana, la sensación del decurso del reloj y de su transcurso es muy difusa y para ellos un minuto puede ser muy duradero, esta sensación es fascinante porque en el mundo de los adultos el epicentro de todo es la temporalidad y a través de este, todo gira y se desarrolla. Recuerdo con mucho agrado, los recreos del colegio, donde hacíamos intercambio directo de bienes y servicios, sin ser saber, ingenuos de nosotros que estábamos practicando el tan antiguo trueque. Daba igual lo que fuera, pegatinas, cartas, sobres, tazos, cromos, lo que importaba verdaderamente es que para nosotros, era el bien más preciado. Los juegos son otra de las preocupaciones principales de los niños y una gran añoranza para los adultos. Se podría hacer un paralelismo con el trabajo de los mayores, ya que en cada juego se ponen ganas, entusiasmo, empeño, competitividad, esfuerzo, ilusión y ganas de conseguir buenos resultados, cualidades fundamentales para mantener y progresar en nuestra ocupación. Los amigos son otro de los grandes entretenimientos de la infancia, son como compañeros de viaje, están ahí para cada juego, para cada sonrisa, para cada nuevo aprendizaje, para cada nuevo descubrimiento, digamos que se llega al máximo exponente de generosidad ya que se da todo sin esperar nada. La familia, sobre todo el núcleo de padre y madre, son primordiales para un niño, ya que estos son sus mayores referentes a la hora de guiarse y en el proceso de aprendizaje pero si de algo estoy segura es de que si tuviéramos que personificarlos, sin duda, serían superhéroes.

Pero donde realmente llega la añoranza, es que en la infancia cada día es una gran aventura y así se emprende: ganar un juego, pintar un cuadro, disfrazarse de cualquier cosa, ir al parque, aprender a leer y a escribir y para ello la imaginación y la creatividad son los mayores protagonistas. Los pequeños disfrutan inmensamente de todo y es asombroso como las cosas suscitan para ellos un gran interés. La verdad es que a veces nos deberíamos parar a pensar y echar la vista atrás para rememorar y recordar la cantidad de cosas buenas que hacíamos cuando teníamos unos cuantos años menos, porque sentíamos una gran pasión; nos sentíamos orgullosos de nuestros padres y amigos, íbamos felices al colegio, agradecíamos cada regalo, sonreíamos a cada instante, soltábamos carcajadas sin pensar, nos encantaba hacer travesuras y trastadas y sobre todo nos encantaba simular la realidad y por supuesto los sueños. Y hablando de sueños, muy característicos de esta etapa, como por ejemplo qué ser de mayor, todos los niños en función de lo que les guste y de su gran imaginación desean ser a veces algo alcanzable aunque a veces la imaginación llega a límites inconquistables. Aunque en otras ocasiones a los niños les surge una inspiración, llámese divina por definirla de alguna manera que hace que tengan totalmente claro lo que serán de mayores: ese es mi caso concreto, a los ocho años decidí que sería periodista. Así sin más dilaciones, elegí el que sería mi futuro.

Solemos no entender a los más pequeños pero debemos saber que el mundo infantil sufre muchas alteraciones y cada jornada es como una nueva aventura durante la cual hay grandes descubrimientos y avances pero lo mejor es que los niños siempre dicen la verdad, no ponen etiquetas, son solidarios, comparten todo, siempre tienen una sonrisa, se lo pasan realmente bien, disfrutan intensamente y aprenden constantemente, aprovechando cada segundo al máximo y ante todo sueñan, cada día más alto.

Disfrutad mucho y ser muy FELICES =)

Podéis seguirme en:

Twitter: @PaujournalisteB
Instagram: Paujournaliste

Cuando sientas añoranza levanta la vista al cielo. Porque la luna siempre es la misma, estés donde estés.
Donna Tartt


Image and video hosting by TinyPic


lunes, 26 de marzo de 2018

Entrevista a Nela Linares Antequera


¡BUENOS DÍAS!

Pasado el ecuador de marzo y llegando al ocaso del primer cuarto de este año, parece que las temperaturas y el frío siguen pegando fuerte y que pese a que ya ha llegado la deseada primavera parece que los primeros rayos de sol nos van a hacer esperar.

Esta semana especial a tan solo unos días de disfrutar de unas merecidas vacaciones y un deseado pequeño descanso os traigo tal y como os prometí una entrevista a una creadora con interesantes propuestas e ideas, a la cuál ya descubrí hace unos meses cuando realicé una reseña sobre su proyecto teatral "Furias y féminas", reivindicativo y muy necesario y que tuve la gran suerte de poder admirar. Nela llamó mi atención desde el primer momento que ahondé en la obra Furias y féminas, es una luchadora que reivindica y defiende los derechos de la mujer, en sus creaciones la mujer es protagonista y siempre le otorga reconocimiento, gran relevancia y trascendencia.

Ella es Nela Linares Antequera, nacida en 1993 en Sevilla. Graduada en comunicación audiovisual y especializada en guion de cine y TV, actualmente está cursando un máster de Documental y reportaje periodístico transmedia. En 2009 gana el premio de mejor guión en el festival de cortometrajes Ciudad De Dos Hermanas. Desde entonces se dedica a realizar cortometrajes que han participado en diferentes festivales, entre ellos "Ventolera" (2017) finalista en notodofilmfest, así como escribir cortos para otros realizadores, como "Swingers" (2016) dirigido por Álvaro de Armiñán. Ha trabajado en el Laboratorio de interpretación de Sevilla de Sebastián Haro y en series de televisión como Derecho a soñar (TVE). En teatro se estrena con una pieza de micro, "26,4%" (2015) en Sevilla, "Dios Aprieta" (2016) en Madrid y este año "Furias y féminas".

Y hoy la protagonista es ella, una joven andaluza, con mucho arrojo y determinación, gran mujer de armas tomar que llega pisando fuerte y con ganas de comerse los escenarios.

¡Muchos éxitos en tus proyectos y a seguir luchando por los sueños!

Háblanos acerca de tu carrera y de cómo decidiste adentrarte en el mundo de la Cultura.
Mi padre es músico y mi madre escribe y compone también, así que mi relación con el arte viene desde la cuna prácticamente. En mi casa si decía que quería ser abogada, puede que tuviese un gran problema: decepcionar a mis padres. Así que dedicarme al mundo del arte era la opción más factible.

-         -  ¿Qué proyectos has llevado a cabo y cuáles tienes pensados?
Normalmente, siempre ando intentando sacar adelante cortometrajes pequeñitos con los que poder hacer una carta de presentación. Ahora mismo estoy con un proyecto teatral "Furias y féminas" que funciona bastante bien y está teniendo buena acogida. Paralelamente, intento mover dos guiones de largometrajes que tengo escritos por si hay suerte en que alguna productora se interese.

       -  ¿Cuáles piensas que son las necesidades más imperiosas en el mundo de la Cultura?
Respeto. Para mi la cultura es una de las herramientas de educación más influyentes en el pueblo, más si hablamos de cultura popular (cine, televisión...). A menudo la cultura se banaliza, se desprestigia e incluso la prostituyen de una manera muy malévola. Nuestro sistema de educación, sin ir más lejos, no incluye en sus planes ninguna asignatura desde la cual los niños aprendan cultura y desarrollo de ella, algo bastante importante para el crecimiento de un país.

   - En tu filosofía como creadora siempre va implícita esa lucha y reconocimiento de la mujer, ¿te ha costado llevar a cabo tus proyectos por tener presente la defensa de la mujer?
Y me seguirá costando, aunque espero me cueste cada vez menos. La cuarta ola viene calando fuerte y cada vez más estamos logrando que el feminismo no sea una opción, sino una obligación. Gracias a ello, al empeño de muchas de visibilizarnos y empoderarnos, es fácil llevar a cabo proyectos con la mujer por bandera, aunque sigue siendo difícil desde el lugar de emprendedora sacarlos adelante. Aun así, no creo que pueda hacerlo de otra manera. Mi filosofía artística se basa en la mujer, como así lo hicieron célebres escritoras. Carmen Burgos sin ir más lejos centró toda su obra en la mujer. Ella vivió a principios del siglo XX. Un siglo después no es que haya cambiado mucho la cosa, pero el progreso me otorga más facilidad sin lugar a dudas, así que es un buen ejemplo a seguir.

-¿Es difícil vivir de la cultura siendo mujer y además joven en nuestro país?
Es difícil vivir siendo joven. Es difícil vivir siendo mujer. Ya ni te cuento cuán difícil es vivir de la cultura y sumarlo a los dos anexos anteriores. Es cierto que cada vez más hay mecanismos institucionales para impulsar la creación en general, la femenina en particular. Pero pienso que no queremos limosna, sino realidades que nos den de comer. Bajar el IVA para que nuestro trabajo salga adelante sería una realidad muy bonita, por ejemplo. Además quien hace la ley hace la trampa. Sin ir más lejos, por ejemplo, se me ocurre hablar de los concursos de guiones o proyectos de series que lanzan algunas empresas potentes. Con el atractivo de la accesibilidad y posibilidad de vender un proyecto, ellos se están ahorrando los costes de la creación. Es decir, no remuneran el proceso creativo, sino que compran si quieren algo ya hecho, sin haber soltado dinero por lo que viene siendo lo más importante: crear.



-          - Cómo mujer creadora qué opinión tienes acerca del mundo cultural en España.
España es un país culturalmente muy rico. No sabemos apreciarlo, ese considero es el principal problema. Y sobre todo, no sabe apreciarlo nuestro gobierno. El día que aprenda que el patriotismo surge de nuestro legado cultural y no de la exaltación de unos valores rancios y bélicos (y patriarcales), España se levantará más fuerte que nunca. Pero para ello queda mucho trabajo que hacer, así que aquí seguimos los contantes, cantantes y soñantes esforzándonos diariamente por lograrlo. Somos precarios, pero la fuerza que nos da el saber que estamos cambiando el mundo en cada diálogo, poema o canción es increíble.


La cultura es una de las herramientas de educación más influyentes en el pueblo.


-     - Las mujeres que somos creadoras necesitamos generar discursos y referentes de mujeres que inspiren, ayuden y consigan hacer ver nuestras realidades, necesidades y perspectivas, ¿cuál consideras que es el problema de tan poca creación, visibilidad y difusión de mujeres?
Una palabra: patriarcado. El mundo es de ellos. Ese es el único problema. Si las mujeres estuviésemos en la misma posición que los hombres, esto funcionaría de otra manera. Mucho mejor, créeme. No hay poca creación de mujeres, no creo en ello. Es el discurso del patriarcado para justificar precisamente la falta de visibilización y difusión de nuestras obras. Hay mucha creación femenina, pero no quieren que la haya. Por eso la pisotean y boicotean, por eso no la impulsan. Es fácil entenderlo: tienen miedo a perder sus privilegios. ¿Te imaginas qué ocurriría si nuestro discurso cogiese fuerza a través de la cultura popular? Si creásemos en la medida de lo posible que ellos. Se les vendría abajo su sistema.

-          - ¿Es el feminismo la clave para romper tanta desigualdad?
Obviamente, sí. Feminismo no es más que situarnos a la misma altura, en la misma posición, ni más ni menos.

-         -  ¿Qué consideras hace falta a día de hoy para conseguir una igualdad real?
Acabar con el patriarcado, pero ello no es fácil, así que mientras tanto…seguir creando mucho, saliendo a la calle mucho, cuestionarlo todo mucho. Vocear, que se nos escuche.

-     - La presencia de las mujeres creadoras en la Cultura sigue siendo mínima, ¿cómo combatir esta desigualdad?
Como hemos hablado, creo que las medidas institucionales están bien pero son limosna. Una de las consignas de este pasado 8 de marzo ha sido “no queremos trabajo, queremos dinero”. Y es que realmente trabajo tenemos mucho, lo que seguimos sin tener es reconocimiento económico por ello. Además las medidas institucionales son tramposas: a veces se ponen nombres de mujeres que en realidad no hacen esa labor solo para conseguir ciertas ayudas, a veces, más descarado aún, crean festivales, conferencias por la mujer y quien hay tras ello son hombres. Nos engañan como quieren, lo que yo llamo el feminismo oportunista. Como está de moda y es casi obligatorio tenerlo por bandera, lo hacemos, pero dándole una vuelta de tuerca al patriarcado. Para que la presencia de mujeres en la cultura sea una realidad igualitaria tenemos que llegar nosotras a los puestos de poder y empezar a cambiar las cosas desde arriba. El boicot tampoco estaría mal (risas).

El feminismo es transversal y no es anexo a ningún movimiento político, es más grande que todo ello. 


-    La educación es clave en la evolución, la concienciación y el cambio, ¿qué opinas del sistema educativo actual y cómo piensas debería enfocarse?
Qué bien que me lo preguntes, ya antes saqué el tema (siento haberme adelantado). El sistema educativo ocupa un lugar muy importante en mis preocupaciones y creo que ello se nota en mis proyectos. Mi primer guion de película va sobre ello, sin ir más lejos. El sistema educativo, como dice mi madre (profesora de historia), está hecho desde los despachos y no desde la realidad. Los programas educativos no funcionan en la aplicación, el absentismo escolar es enorme, los niños no tienen motivación alguna. Se les enseña a aprender cosas de memoria y luego escupirlas en un examen. Aprender no es eso. Aprender es experiencia. Por ello reitero que el sistema educativo necesita mucho de la cultura y de sus precursores. En las carreras de magisterio, donde se forman los profesores, también hace falta un cambio sustancial. Están formando a docentes sin pasión. La educación debe ser vocacional y pasional, es lo primero que debemos transmitirle a nuestras generaciones futuras.

-   ¿Qué opinas del papel que ejercen agentes sociales tan importantes como los medios de comunicación y la publicidad en la imagen de la mujer?
Lamentable. Flaco favor hacen los medios. Lo de la publicidad es un caso aparte, lo peor que lleva el feminismo a mi entender. Su discurso cala de una forma muy homogénea y potente, por eso combatirla es difícil. La solución es feminizar también esas esferas. Mientras sigan siendo territorio patriarcal y capitalista, no hay nada que hacer. Aunque en defensa diré que hay mucho activismo feminista, especialmente por redes sociales, para desmitificar muchas de las prácticas de los medios y la publicidad. La denuncia social y la unión en masa hacen mucho, por suerte.

       ¿Cómo definirías la realidad de la mujer del siglo XXI?; ¿Crees que se están alcanzando metas?
Siempre se alcanzan metas, lo malo es que el patriarcado sabe reinventarse muy bien. Queda mucho que hacer, como bien dices aún seguimos teniendo dificultades profesionales, pero también sociales. Ir por la calle sola es un factor de riesgo, así que nuestra realidad es cruda.

     La mujer sigue siendo esclava de su imagen y no conforme con eso, se sexualiza su persona y se explota su condición hacia la belleza y el exterior. ¿Por qué la sociedad se empeña en hacernos llegar una imagen de la mujer tan irreal y superficial?
Porque al patriarcado (lo repito mucho, pero es que es la clave de todo) les conviene tenernos tontas, sumisas y pasivas. Explotan nuestro físico porque para ellos somos cosas, sus cosas. Su propiedad.

-         -  ¿Por qué a día de hoy sigue existiendo tanta desigualdad presente en nuestra sociedad?
¿Si digo “patriarcado” se entiende ya? Existe porque quieren que exista desigualdad, porque para que no exista hace falta que los hombres cedan la parte de privilegios que nos han robado, y plantéalo así ¿a que a nadie gusta soltar privilegios en pos de un mundo mejor?

-       - Piensas que los ciudadanos somos conscientes de la falta de igualdad real que sigue existiendo a día de hoy.
Sí, pero tampoco les conviene aceptarlo públicamente. Es mejor creerse el cuento (que crean el cuento) de que hay igualdad real, pues es la clave para andar exentos de deshacerse de su situación de poder.


España es un país culturalmente muy rico pero no sabemos apreciarlo.


-      En la actualidad vivimos un momento en el que la mujer sigue siendo sexualizada y cosificada, ¿cuál crees que sería la medida para terminar con este esclavismo de la mujer?
Feminizar los mecanismos desde los que se explota esa idea, es decir, todo. Publicidad, medios, cultura popular, educación. Pero primero tenemos que ser consciente nosotras y luchar unidas por desterrarlo. No puede ser que el patriarcado esté en los discursos de muchas mujeres como las azafatas de carreras, que aún no son conscientes de su cosificación. El feminismo debe llegar primero a todas, por eso debemos ser muy pedagógicas las unas con las otras.

    - En qué medida la revolución feminista consideras que consigue una mejora en los Derechos Humanos y en las sociedades.
En toda medida sin lugar a dudas. El feminismo es transversal y no es anexo a ningún movimiento político, es más grande que todo ello. Tan fácil como que somos la mitad de la población mundial y queremos ser iguales y luchar por nuestros derechos. 

       - ¿Por qué crees que las mujeres tenemos una menor visibilidad en la sociedad y en especial en el mundo de la Cultura?
Me repito, pero es que en repetir está la clave: porque no les conviene que estemos en la palestra, que pensemos, que seamos autónomas. Cuando una mujer cuestiona algo, se plantea un “por qué no yo”, algo cambia en el mundo. Cuando algo cambia en el mundo un hombre tiene que ceder privilegio. Es así de sencillo.

 Estamos los ciudadanos y las mujeres informadas acerca de la falta de igualdad social.
Por desgracia, hace falta mucha información aún. Por suerte, vivimos en un tiempo en el que la información está al alcance de todos y de manera democrática. Basta con abrir Google o ir a la biblioteca y leer teoría feminista para abrir los ojos, o como mejor se entiende, ponernos las gafas violetas.

-         -  Cuáles serían tus medidas para generar una sociedad igualitaria y justa.
Me reitero, pero es que no hay otra respuesta: feminizarlo todo. Que las mujeres tengamos presencia en todos los aspectos de la vida. Esa es la medida ideal para que la sociedad empiece a ser justa.

-          - Qué referentes te inspiran a la hora de crear y generar una lucha por un mundo mejor.
Todas las mujeres que lucharon contra la adversidad de su tiempo para construir un discurso feminista de empoderamiento. Desde Olympe de Gouges hasta Simone de Beauvoir. Mi preferida es Emilia Pardo Bazán por su forma de ser, aunque actualmente también existen muchas referentes inspiradoras que hacen una labor increíble porque el feminismo se tome en serio.


Disfrutad mucho y ser muy FELICES =)

Podéis seguirme en:

Twitter: @PaujournalisteB
Instagram: Paujournaliste

No podemos dejar que las percepciones limitadas de los demás terminen definiéndonos. 
Virginia Satir


Image and video hosting by TinyPic